Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La economía globalizada tiene que revisar las políticas para superar un sexenio de atonía del crecimiento: UNCTAD

Foto: CINU México/Antonio Nieto
P1640220.JPG (21 de septiembre de 2016).- La recuperación de la economía mundial requiere que los líderes mundiales apliquen políticas macroeconómicas más audaces, fortalecer la regulación de las finanzas y utilizar políticas industriales activas, señaló la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En su Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, UNCTAD sostiene que la desaceleración económica en las economías avanzadas es el mayor lastre para el crecimiento mundial y que los países en desarrollo ya se encuentran en una corriente descendente.

"Los encargados de formular políticas en todo el mundo se enfrentan al difícil problema resultante conjuntamente de la atonía de la inversión, la desaceleración de la productividad, el estancamiento del comercio, el aumento de la desigualdad y el crecimiento de los niveles de deuda", dijo Mukhisa Kituyi, Secretario General de la UNCTAD.

"Las soluciones pasan por un replanteamiento valiente y no en la habitual tibieza de la respuesta", agregó.

¿Recesión en América Latina?

En la presentación en México de este informe, Juan Carlos Moreno, Profesor Titular de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que la economía latinoamericana y caribeña sigue estancada por segundo año consecutivo, y en 2016 entrará probablemente en recesión.

UNCTAD prevé la economía regional caerá 0.2% este año.

Foto: CINU México/Antonio Nieto
P1640281.JPG En entrevista con ONU México, Moreno indicó que esta situación se debe al flojo desempeño de Sudamérica, en donde varias economías, especialmente Argentina, Brasil y Venezuela, ven caer tanto su consumo como su inversión.

El deterioro de las condiciones internacionales en 2015 llevó a un ajuste fiscal y provocó la depreciación de las monedas. No obstante, la situación se ha revertido en 2016 con una recuperación en la entrada neta de capitales.

En 2016, estima UNCTAD, el crecimiento de México y de las economías centroamericanas y caribeñas se mantendrá en los niveles de 2015, es decir, entre 2.2% y 4.0%, ya que estas naciones se vieron menos afectadas por la caída de los precios de los productos básicos.

Sin embargo, Moreno comentó que estos países son vulnerables a una desaceleración económica de Estados Unidos. En México, el énfasis en la consolidación fiscal sigue afectando la inversión pública.

El experto mencionó que varios países latinoamericanos han experimentado una desindustrialización precoz desde los años 80. La apertura comercial unilateral, la desregulación financiera, la redistribución regresiva de los ingresos y el retiro del Estado desarrollista afectaron fuertemente al sector manufacturero.

Por otro lado, una proporción significativa de la mano de obra que dejó la agricultura fue empleada en servicios de baja productividad antes que en manufacturas o servicios modernos.

El menor crecimiento del producto y de la inversión afectaron negativamente a la productividad dentro de cada sector en los años 80 y 90, señaló Moreno al agregar que la industria manufacturera latinoamericana no logró expandir al mismo tiempo el empleo y la productividad después de 1980.

UNCTAD también indicó que en la región ha caído la inversión con proporción al Producto Interno Bruto (PIB).

"La inversión va ligada a la productividad. Es imposible pensar en estrategias de elevar la productividad sin elevar la inversión. Hay que crecer y fortalecer la inversión", dijo Moreno.

Foto: CINU México/Antonio Nieto
P1640248.JPG Por su parte, Luis Foncerrada, Director General del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, señaló que una grave problemática que enfrenta especialmente México, pero también otras naciones de la región, es la existencia de que mucha gente no tiene los empleos que requiere.

"La brecha laboral que incluye a los desempleados, los subempleados y aquellos que dejaron de buscar trabajo porque no encontraron, es de alrededor de 12 millones actualmente. Ésto está estrechamente vinculado, en el caso de México, a la falta de inversión", expuso.

Recomendaciones

Por lo tanto, Juan Carlos Moreno afirmó que urge una transformación productiva de las economías emergentes para cerrar las brechas de desarrollo económico.

Frente al menor dinamismo del comercio mundial y de la demanda de los países desarrollados, las economías latinoamericanas deben reforzar sus mercados internos y regionales.
"La integración comercial regional es una herramienta potencial importante de la política industrial", expresó Moreno.

También se requiere de un manejo adecuado de los productos básicos y los ingresos de la actividad primaria deben ser utilizados con una visión de largo plazo, evitando un impacto pro-ciclico y la apreciación real de la moneda nacional.

Los países latinoamericanos y caribeños también deben fortalecer la relación ganancias-inversión para que las corporaciones reinviertan sus beneficios de manera de expandir la capacidad productiva y el empleo.

Finalmente UNCTAD señala que la política industrial, para ser eficaz, requiere de una política macroeconómica que sostenga la demanda agregada, apoye la inversión y mantenga un tipo de cambio real competitivo y estable.

"La política industrial debe desarrollar los eslabonamientos productivos y de conocimiento y promover la substitución de insumos importados en las cadenas globales de valor, de manera de impulsar la capacidad productiva interna", concluyó la agencia de la ONU.

Reportaje radio sobre el Informe de UNCTAD