Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Inundaciones en Perú, un ejemplo de la importancia de la prevención y de la gestión de riesgo de desastres

Foto: PNUD
inundaciones Perú PNUD.JPG (07 de abril de 2017).- Las fuertes lluvias en la costa oeste de América Latina han causado inundaciones devastadoras y deslaves mortales en Colombia, Perú y Ecuador, afectando a más de un millón de personas.

En Perú solamente, las lluvias causadas por el fenómeno El Niño costero que afecta al país desde mediados de enero, hicieron que actualmente más de 158.000 personas se encuentran damnificadas. Más de 280.000 tienen un acceso limitado a servicios de salud y 12 departamentos peruanos se encuentran en estado de emergencia sanitaria por 90 días.

Más de 30.000 casas han sido destruidas o registran daños severos, 450 escuelas fueron dañadas. Se estima que alrededor de un millón 900.000 niños, niñas y adolescentes no han reiniciado clases. El Gobierno de Perú declaró el Estado de Emergencia Nacional para el norte del Departamento de Piura, donde casi 300.000 personas han sido desplazadas por las inundaciones, lo que corresponde a alrededor del 30% del total de la población afectada y damnificada en el país.

En entrevista con ONU Noticias México, María del Carmen Sacasa, Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Perú, afirmó que es un "proceso complejo, continuo y diferente en cada uno de esos departamentos de manera que la atención ha tenido que ser heterogenia y a su vez focalizada en la medida en que cada una de esta situación requiere de una respuesta única".

El impacto de las lluvias es nacional, explicó.

"Impacta no sólo a una comunidad especifica sino impacta la agricultura, el turismo, el movimiento y desplazamiento de la comunidad", expuso Sacasa.

Agregó que para Perú la recuperación será bastante difícil, particularmente para los medios de vida de la población afectada.

"Como este fenómeno es cambiante, es muy difícil tener precisión absoluta. Tenemos preciso el número de personas damnificadas, tenemos a 280.000 personas con invitación al acceso a la salud, sabemos que casi dos millones de niños no podrán regresar a clases en este momento porque muchas de las escuelas sirven de albergues o han sido destruidas", comentó.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) reporta que 567,000 personas en la costa norte del país no servicio de agua y saneamiento.

Por lo tanto, el Sistema de Naciones Unidas en Perú ha priorizado el tema del agua y saneamiento para atender a la población necesitada ya que la situación es sumamente crítica en este momento en todo el país.

María del Carmen Sacasa indicó que el tema de la salud es otra prioridad para la ONU en Perú porque todo el lodo y el agua de estas lluvias han traído tipo de escombros y residuos sólidos.
"Están generando epidemias de diferentes tipos como el dengue, diarrea, etcétera", dijo.

Señaló que entre 30 y 35 personas están desplegadas de manera permanente en todo el territorio peruano para determinar las necesidades de cada comunidad afectada.

OCHA reporta que hasta el momento el gobierno peruano ha recibido 5,050 kits alimentarios y 27 toneladas de alimentos, más de cuatro millones de dólares y más de 41.000 litros de aguas de parte de varios países para ayudar a la población afectada.

Sacasa aseguró que la crisis que vive Perú por las fuertes lluvias será un tema abordado en la Cumbre de Naciones Unidas sobre la Reducción y Gestión del Riesgo de Desastres que se llevará a cabo en Cancún, México, en mayo.

"Este tipo de crisis o de fenómenos ha puesto sobre la mesa la importancia de la prevención y de la gestión del riesgo, la necesidad urgente de la mitigación y la importancia de que las autoridades requieran compromisos no políticos sino humanitarios para poder ubicar a la población que está localizada en lugares críticos para que su vida no peligre. Pero también hemos hecho hincapié en que se tomen en consideración los medios de vida que estas personas necesitan para continuar dentro de sus hogares y comunidades", subrayó.