Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

FAO y USAID dan 15 millones para la colecta de datos en el sector agrícola

Foto: FAO/Nozim Kalandarov
fao-tadjikistan.jpg (07 de septiembre de 2016).- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) firmaron un acuerdo de 15 millones de dólares para impulsar la capacidad de los países en desarrollo a rastrear datos claves en el sector agrícola.

Esta información es vital para elaborar buenas prácticas y facilita el seguimiento del progreso necesario para realizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El Objetivo 2 de la Agenda 2030 consiste en eliminar el hambre, garantizar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.

"En las décadas por venir, la humanidad deberá producir más alimentos para una población creciente utilizando recursos naturales como el agua, la tierra y la biodiversidad de manera sustentable y a la vez hacer frente a los desafíos del cambio climático", dijo José Graziano da Silva, Director General de la FAO.

"Nuestra capacidad de aumentar los rendimientos alimentarios de manera sustentable y de erradicar el hambre dependerá de la disponibilidad de los datos estadísticos sobre la agricultura y las zonas rurales, que deberán ser mejores, rentables y producidos en tiempo oportuno", agregó.

A su vez, Beth Dunford, Administradora Adjunta del Buró de USAID para la Seguridad Alimentaria y Coordinadora Adjunta para el Desarrollo de la Iniciativa Alimentaria para el Futuro del gobierno de Estados Unidos, comentó que la colaboración entre la agencia estadounidense y la FAO en este proyecto ayudará a construir sistemas agrícolas y alimentarios sustentables.

USAID tomará el cargo de llevar a cabo la primera fase de un proyecto de la FAO que se realizará de 2016 a 2021. Iniciará con la instalación de programas pilotos en cuatro países en desarrollo, es decir, dos en África subsahariana, uno en América Latina y uno en Asia.

El objetivo es elaborar e impulsar un nuevo enfoque que deberá también ser rentable a fin de colectar datos agrícolas en el contexto de los países en desarrollo.