Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

FAO prevé estabilidad en los mercados de alimentarios en 2017

Foto de archivo: FAO/Alessia Pierdomenico
07-01-fao-food.jpg (06 de octubre de 2016).- Los mercados mundiales de alimentos permanecerán "bien equilibrados en general" durante el año 2017, según el último informe de Perspectivas Alimentarias de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La organización señaló que esa situación favorable se producirá mayoritariamente gracias a los precios bajos y estables de los productos básicos agrícolas.

Las previsiones de la FAO apuntan a que las cosechas de trigo y arroz obtendrán una producción mundial récord lo que permitirá obtener inventarios abundantes y precios bajos.

El informe de Perspectivas de la FAO indicó que la producción de cereales a nivel global este año se elevaría hasta 2.569 millones de toneladas, de los cuales corresponden al trigo unos 742 millones de toneladas y al arroz alrededor de 500 millones.
Asimismo, la producción incrementará 1,5% más en relación al año pasado y será suficiente para incrementar aún más los inventarios existentes, indicó la agencia de la ONU.

Se prevé que la producción de yuca en el 2016 crezca por encima del 2% y que la soja alcance una producción récord especialmente en Estados Unidos.

Sin embargo, se espera un estancamiento en la producción mundial de carne y un aumento por debajo de las previsiones de los últimos años de la del pescado.

Los productos que experimentarán un alza durante este año serán el azúcar, el pescado, las frutas y las hortalizas.

La FAO espera que el valor de las importaciones totales de alimentos caiga en 2016 un 11% para alcanzar 1,168 billones de dólares, ya que la factura más reducida de productos ganaderos y alimentos a base de cereales compensará la factura más elevada de pescado, frutas y hortalizas, aceites y en particular el azúcar.

Sin embargo, se prevé que esa bajada sea más lenta para las naciones más vulnerables económicamente, muchas de las cuales han depreciado sus monedas locales.