Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

FAO designa a dominicana Guadalupe Valdez como embajadora especial Hambre Cero

ScreenShot299.jpg

  • La economista y ex diputada nacional afirmó que su lucha para erradicar el hambre y la malnutrición es un compromiso ético innegociable.

(31 de agosto de 2016).- La dominicana Guadalupe Valdez fue designada hoy por la FAO como Embajadora Especial Hambre Cero para América Latina y el Caribe, debido a su contribución a la consecución del derecho a la alimentación en toda la región.

El Reto Hambre Cero es una iniciativa mundial lanzada por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, cuyo objetivo es fomentar el apoyo de todos los sectores para erradicar el hambre en todo el mundo.

"El compromiso que he asumido de luchar para erradicar el hambre y la malnutrición es un compromiso ético innegociable, no solo con mi país, sino con todos los pueblos del mundo", aseguró Guadalupe al recibir el nombramiento.

El Reto Hambre Cero tiene cinco objetivos principales: que todos los sistemas alimentarios sean sostenibles, aumentar un 100% la productividad y el ingreso de los pequeños productores, cero desperdicio de alimentos y pérdidas post-cosecha, que el 100% de las personas tengan acceso a una alimentación adecuada, durante todo el año, y cero retraso en el crecimiento en niños y niñas menores de dos años.

La Embajadora Especial de la FAO fue diputada de República Dominicana durante el período 2010-2016, y coordinó el Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe, una asociación voluntaria de legisladores creada en 2009 para construir marcos legislativos adecuados para la erradicación del hambre en la región.

Guadalupe también encabezó el Frente Parlamentario de la Cámara de Diputados de la República Dominicana, donde impulsó importantes iniciativas a favor de la erradicación del hambre, como la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de República Dominicana.

Según la FAO, a lo largo de su vida y de su carrera, Guadalupe Valdez ha hecho aportes claves a la seguridad alimentaria de la región, creando espacios para el diálogo en la sociedad civil y trabajando para transformar la seguridad alimentaria en un asunto estratégico y prioritario en la agenda legislativa de la región.

"El sueño de que nuestra generación alcance hambre cero, es un fuerte llamado de la FAO que yo asumo con la firme convicción de que es posible y necesario lograrlo trabajando juntos", afirmó la nueva embajadora de la FAO.

Una vida marcada por el compromiso social

Guadalupe Valdez San Pedro nació en México, Distrito Federal, el 22 de septiembre de 1957. Es hija de Lucía San Pedro, mexicana, y Nicolás Quírico Valdez, de nacionalidad dominicana, quien fue exiliado por su activismo sindical y político contra la dictadura que imperaba en la República Dominicana en ese entonces.

Luego de la caída del régimen, Guadalupe pisa por primera vez suelo dominicano en el año 1963 con 5 años y medio de edad.

El exilio de su padre y su compromiso sindical y activismo político marcó su carácter desde temprana edad y fueron las semillas de una inclinación por la lucha social que caracterizó la vida de Guadalupe, quien ingresó al Partido Socialista Popular a los dieciséis años.

Su acercamiento con el sector campesino se produjo mientras cursaba la carrera de economía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, cuyos profesores la motivaron a colaborar con la comunidad rural del municipio de Padre Las Casas, afectado por el paso del ciclón David en el año 1979.

Hacía allí viajó cada fin de semana durante más de diez años, impartiendo cursos a las organizaciones campesinas, desarrollando su tesis de grado como economista sobre la producción de maní de esta región sureña de República Dominicana.

Desde aquel entonces ha hecho suya las demandas de los campesinos y campesinas dominicanos, trabajando en los problemas de la tenencia de la tierra, el acceso al agua, el comercio justo y la falta de mercados para los productos locales.

"Ellos necesitan políticas integrales que garanticen que los hombres y las mujeres del campo puedan salir del estado de pobreza y exclusión social", explica.

Guadalupe Valdez está casada desde hace 35 años con Onofre Rojas, su compañero desde la época en que militaban en una organización política universitaria. Tienen un hijo de 31 años, Ricardo, estudiante de término de medicina, y una hija, Laura, comunicadora de 28 años, a quienes considera su mayor inspiración y sus principales asesores en todos los proyectos que emprende.

A sus estudios de economía sumó una maestría en educación superior y otra en alta dirección pública, trabajando siempre vinculada al área social, como consultora de organismos internacionales e instituciones académicas.

Más tarde inició su labor en el sector público, como viceministra en el Ministerio de Educación. En el año 2010 ganó la plaza como diputada nacional, cargo que ocupó hasta el 16 de agosto de este año.

Que el hambre sea ilegal: la labor de los frentes parlamentarios contra el hambre

Siendo diputada nacional, ingresó al Frente Parlamentario contra el Hambre para América Latina y el Caribe, del cual fue coordinadora en dos ocasiones.

También dirigió el Frente Parlamentario contra el Hambre de la Cámara de Diputados de la República Dominicana, donde destacó por su capacidad de generar espacios de articulación para avanzar en el combate a la pobreza, el hambre y la malnutrición.

Trabajando en la Cámara de Diputados, Guadalupe Valdez introdujo importantes iniciativas legislativas, entre las que destaca el proyecto de ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, el cual fue convertido en ley por el Congreso Nacional y promulgado recientemente.

Para Guadalupe, colocar el tema de la lucha contra el hambre en las agendas de los legisladores y del Ejecutivo y lograr que en los presupuestos naciones se otorguen los recursos necesarios para hacer frente a estas necesidades, es uno de los mayores aportes de los Frentes Parlamentarios contra el Hambre.

Fruto del trabajo de los frentes que ya suman 21 a lo largo de la región 8 países ya cuentan con leyes que garantizan la seguridad alimentaria. En otros países como México, el derecho a la alimentación se ha incorporado como un derecho constitucional.

Luego de su paso por el Congreso, Guadalupe mantiene su compromiso de continuar trabajando y acompañando a las organizaciones e instituciones a concretar políticas públicas y acciones que puedan contribuir a erradicar el hambre y la malnutrición en el menor tiempo posible.

"Ser Embajadora Especial Hambre Cero de la FAO puede contribuir a que esto no sea un sueño, sino una realidad en República Dominicana en toda América Latina y el Caribe", aseguró.

Otros embajadores Hambre Cero

Guadalupe Valdez se suma al otro Embajador Especial Hambre Cero para Europa: el italiano Carlo Petrini, gastrónomo, escritor y presidente del movimiento Slow Food.

En su rol como Embajadores Especiales Hambre Cero, Petrini y Valdez ayudarán a asegurar una mejor comprensión de la visión de la FAO de un mundo libre del hambre y la malnutrición, en el que la alimentación y la agricultura contribuyan a mejorar los medios de vida, en particular la de los pobres.

Con información de la FAO