Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

En Paraguay, 10% de la población enfrenta hambre y malnutrición, dice relatora

Foto: FAO
alimentos fao 2.JPG (10 de noviembre de 2016).- La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver, advirtió este jueves que el 10% de los siete millones de habitantes de Paraguay enfrenta hambre y desnutrición.

Esta situación ocurre a pesar de una década de impresionante crecimiento económico y del hecho de que Paraguay produce alimentos para el equivalente de casi nueve veces de su población.

La Relatora afirmó que Paraguay ha tenido problemas para hacer frente a la desigualdad - una de las más altas de la región - e importantes segmentos de la sociedad siguen excluidos del desarrollo económico del país y sufren de inseguridad alimentaria.

"Las tasas de pobreza extrema son tres veces más altas entre las comunidades indígenas y rurales que en las urbanas", destacó la experta al finalizar su primera visita oficial a Paraguay.

En ese, el sector agrícola contribuye con cerca del 25% del producto interno bruto (PIB), y se ha logrado transformarlo de un sector importador neto a un exportador a gran escala.

Sin embargo, el desarrollo ha dejado atrás a los pequeños agricultores campesinos. Sólo el 6% de la tierra agrícola está disponible para la producción nacional de alimentos, mientras que el 94% se utiliza para cultivos de exportación.

Aproximadamente 300.000 pequeños agricultores y sus familias carecen por completo de acceso a la tierra.

Así como con la desigualdad, la distribución de la tierra en el Paraguay es una de las más desiguales en América Latina. Entre 60% y 80% de la tierra pertenece a 2-3% de la población.

"Es de vital importancia implementar plenamente la reforma agraria pendiente desde hace mucho tiempo", comentó Elver.
La distribución desigual de la tierra se ve agravada por la longitud y burocracia de los procedimientos destinados a resolver las disputas legales sobre la tierra. Esto ha dado lugar a tensiones sociales e incluso enfrentamientos violentos.

"Es imperativo que las estrategias nacionales incorporen los principios de derechos humanos con el fin de proteger a los pequeños agricultores y sus medios de vida," dijo la Relatora Especial.

La experta subrayó que, sin el apoyo necesario y un aumento en la competitividad de los grandes agro-negocios, los pequeños agricultores familiares con frecuencia se encuentran obligados a abandonar sus medios de vida y trasladarse a áreas urbanas, donde muchos viven en situaciones marginales.

El modelo de desarrollo agrícola del país, basado en mono cultivos y producción ganadera intensiva, también ha resultado en la más alta tasa de deforestación en el mundo, agravando problemas ambientales existentes causados por cultivos transgénicos y el uso extensivo de agroquímicos.

La expansión del cultivo de la soja fue acompañada por el uso excesivo de pesticidas, lo cual puede tener impactos muy peligrosos en la salud humana. La falta de monitoreo y reparaciones podría llegar a constituir violaciones de derechos humanos si no se tratan debidamente.

"Es vital que los planes y políticas de desarrollo tomen en cuenta el costo real de los métodos de producción industrial sobre los recursos como el suelo y el agua, así como el impacto social y económico en las personas, en vez de enfocarse solamente en las ganancias a corto plazo y el crecimiento económico", dijo la Sra. Elver. "Nadie debe ser excluido".
Obesidad

Mientras que el Paraguay no ha visto una disminución importante en los niveles de desnutrición, las tasas de sobrepeso aumentaron significativamente y ahora afectan a más del 50% de la población, conduciendo al riesgo de enfermedades relacionadas a la obesidad.
En ese sentido, Hilal Elver elogió las nuevas medidas adoptadas por el Ministerio de Salud para contrarrestar esta tendencia alarmante, e instó a que las políticas nutricionales se basen en los principios de los derechos humanos, apuntando a todas las formas de alimentación deficiente que incluyen la obesidad y la deficiencia de micronutrientes.

La Relatora Especial instó a las autoridades paraguayas a implementar un marco legal integral con directrices claras sobre el derecho a una alimentación adecuada.

Hilal Elver presentará su informe final al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo de 2017.