Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

El uso sustentable de la madera puede ayudar a mitigar el cambio climático

Foto: FAO
madera FAO.jpg (21 de marzo de 2017).- El sector de la producción de madera tiene un gran potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar los medios de subsistencia rurales.

En el marco del Día Internacional de los Bosques, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hizo un llamado a hacer más sustentable esta industria.

Un informe publicado este martes por la FAO indica que hasta el 7% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero de origen humano proceden de la producción y el uso de leña y carbón vegetal. Esto se debe en gran parte a una gestión forestal insostenible y a la ineficiente fabricación del carbón vegetal y la combustión de la leña, explicó la agencia de la ONU.

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, señaló que "para más de 2.000 millones de personas en el mundo, los combustibles obtenidos de la madera significan una comida cocinada, agua hervida para beber y lavarse con seguridad, y una vivienda cálida".

"Esto es especialmente importante para los pobres de las zonas rurales en los países en desarrollo, donde la madera es a menudo la única fuente de energía disponible", señaló en la ceremonia del Día Internacional de los Bosques en Roma, Italia.

Sin embargo, advirtió que gran parte de la producción actual de combustible de madera es insostenible, lo que contribuye de forma notable a la degradación de los bosques y los suelos, y a la emisión a la atmósfera de los gases de efecto invernadero. "En muchas regiones, la producción de carbón vegetal se hace a menudo utilizando métodos rudimentarios y contaminantes", recordó, instando a los países a revertir estas tendencias negativas en la producción y uso de madera.

"Necesitamos, por ejemplo, adoptar tecnologías mejoradas para la conversión energética", dijo Graziano da Silva, añadiendo que la FAO está participando en diversos programas para producir hornillos eficientes de bajo consumo, especialmente para las personas pobres en América Latina y África. Citó como muestra un proyecto en Sudán del Sur, donde la FAO y sus asociados han distribuido ya más de 30.000 hornillos mejorados.

En entrevista con Noticias ONU, Eva Müller, Directora de Políticas Forestales en la FAO, indicó que "la mayoría de la madera que se usa para leña y carbón no se produce de manera sustentable. Se recoge a veces de forma ilegal y no existe reglamentación al respecto. Esto implica que hay zonas que quedan degradadas debido a la demanda de combustible de este tipo, principalmente en las inmediaciones de las grandes ciudades en los países en desarrollo y especialmente en África".

También explicó que muchos hogares todavía utilizan leña para cocinar. Esto conduce al uso excesivo de madera y a la contaminación del aire al interior de los hogares, lo que representa una amenaza para la salud.

Según el informe, 2.400 millones de personas, una tercera parte de la población mundial, todavía depende de esta forma rudimentaria para cocinar. Además, muchas pequeñas empresas utilizan leña y carbón vegetal como principal fuente de energía para hornear, procesar té y hacer ladrillos.

El informe destaca que en ausencia de alternativas realistas y renovables al carbón vegetal en un futuro próximo, en particular en África subsahariana, el Sudeste asiático y América del Sur, es esencial hacer más ecológica la cadena de valor del carbón y aplicar prácticas sostenibles de gestión forestal para mitigar el cambio climático, al tiempo que se garantiza el acceso de los hogares a las energías renovables.

El estudio de la FAO sugiere a los gobiernos generar condiciones para la inversión sustentable en este sector, además de mejorar el marco regulatorio en temas forestales.