Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

El mundo está más cerca de eliminar la esclavitud moderna con entrada en vigor de protocolo sobre trabajo forzoso

Foto: OIT/A. Khemka
07-15-ilo-trafficking-07.jpg (10 de noviembre de 2016).- Con la entrada en vigor esta semana del protocolo internacional sobre trabajo forzoso la Organización Internacional del Trabajo (OIT) espera lograr combatir esta práctica considera como la esclavitud moderna y de la cual 21 millones de personas en el mundo son víctimas.

El Protocolo sobre trabajo forzoso de la OIT "requiere que los países adopten medidas eficaces dirigidas a prevenir y eliminar el trabajo forzoso, proteger a las víctimas y facilitarles el acceso a la justicia", reiteró el Director General de la agencia de la ONU, Guy Ryder, en una declaración conjunta con las Secretarias Generales de la Organización Internacional de Empleadores (OIE) y de la Confederación Sindical Internacional (CSI).

De acuerdo con un comunicado, el protocolo, que fue adoptado por la Conferencia del Trabajo en 2014, entró en vigor ayer, un año después de haber recibido su segunda ratificación.

Esto significa que todos los países que lo ratificaron - Níger, Noruega, Reino Unido. Mauritania, Mali, Francia, República Checa, Panamá y Argentina - a partir de ahora tienen que cumplir con las obligaciones establecidas en este protocolo.

Argentina expresó su compromiso de poner fin a la esclavitud moderna al convertirse en el noveno país en ratificar el Protocolo sobre trabajo forzoso. Argentina además será la anfitriona de la próxima Conferencia Mundial sobre trabajo infantil y trabajo forzoso que se celebrará el 17 de noviembre en Buenos Aires.

Alrededor de 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso. Son las más vulnerables de las sociedades, e incluyen a los trabajadores agrícolas, los migrantes, los marinos, las mujeres y niñas obligadas a prostituirse, y otros que también son sometidos a abusos, explotados, con poca o ninguna remuneración.

La OIT estima que el trabajo forzoso genera 150.000 millones de dólares anuales en ganancias ilícitas.

"Todos tenemos un papel que desempeñar, y si unimos nuestras fuerzas, la erradicación del trabajo forzoso está a nuestro alcance", señaló Linda Kromjong, Secretaria de la OIE.

Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional destacó el carácter jurídicamente vinculante del Protocolo.

"Esto significa que mientras más gobiernos lo ratifiquen y garanticen que sea implementado, más cerca estaremos de poner fin a la esclavitud de una vez por todas", dijo.

La OIT, junto a la CSI y la OIE, dirigen la campaña 50 for Freedom con la finalidad de sensibilizar a la opinión pública sobre el problema y motivar al menos a 50 países a ratificar el Protocolo de aquí a 2018.