Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

El impacto del cambio climático en la población más pobre es desproporcionado

Foto: UNICEF Myanmar
08-03-2015Myanmar_UNICEF.jpg (03 de octubre de 2016).- Un nuevo informe de Naciones Unidas, dado a conocer este lunes, subraya el gran impacto que tiene el cambio climático en la población más pobre y vulnerable, principalmente porque las inequidades aumentan el riesgo a las amenazas de ese fenómeno.

El Estudio Económico y Social Mundial 2016 revela que los gobiernos pueden desempeñar un papel fundamental en la reducción de esos riesgos abordando las causas de esas desigualdades y construyendo resiliencia contra los fenómenos extremos.

Lenni Montiel, subsecretario general en la División de Política Social y Desarrollo del Departamento para esos asuntos en Naciones Unidas, presentó el estudio en una conferencia de prensa en la sede de la ONU.

"Los grupos más pobres están sujetos a los más grandes impactos de los efectos del cambio climático. Sin duda los pequeños campesinos, sin duda las mujeres, las personas adultas, los niños que viven en áreas de especial fragilidad", explicó.

Según datos del informe, en los últimos 20 años, 4,2 millones de personas fueron afectadas por desastres. Además, los países de ingresos bajos sufren grandes pérdidas en sus economías a causa de desastres, estimadas en un 5% del PIB.

También subraya que las familias que viven en la pobreza ocupan las tierras menos deseadas, proclives a deslizamientos de lodo, periodos anormales de calor extremo, contaminación del agua e inundaciones. El cambio climático tiene el potencial de empeorar esa situación.

Por otra parte, cita datos del año 2000 que apuntan a que el 11% de la población mundial vive en zonas costeras poco elevadas. Muchos de ellos son pobres y se ven obligados a vivir en esos terrenos inundables porque no tienen recursos para ubicarse en zonas más seguras.

El documento señala que en muchos países del sudeste asiático y de América Latina y el Caribe, muchas personas no tienen otra opción más que construir sus viviendas en laderas precarias.

El reporte indica que el cambio climático ha aumentado la frecuencia, la intensidad, el alcance espacial, la duración y la época de los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, lo que puede dar lugar a peligros climáticos sin precedentes.

Se considera que esos peligros pueden provocar un fenómeno físico inducido por el cambio climático que cause la pérdida de vidas humanas, daños u otras repercusiones para la salud, así como perjuicios y pérdidas en la propiedad, infraestructura, medios de subsistencia, prestación de servicios y recursos ambientales.

Al centrar su atención en la situación de las poblaciones y comunidades desproporcionadamente vulnerables a los peligros climáticos, el Estudio sostiene que, ante la falta de políticas destinadas a fomentar la resiliencia al clima, la pobreza y las desigualdades se exacerbarán.

"En consecuencia, las desigualdades estructurales (en materia de activos, oportunidades y participación y presencia política, que además son perpetuadas por normas que promueven la discriminación) revisten una gran importancia al analizar las repercusiones de los peligros climáticos en las poblaciones y comunidades", menciona el estudio.

La División de Política Social y Desarrollo del Departamento de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales recomienda en su estudio que haya marcos de políticas coherentes para atender el cambio climático, ya que se necesitan mejores sistemas de información y capacidades analíticas, flexibilidad para facilitar la incorporación de pruebas científicas en la formulación de políticas y una mayor capacidad a fin de alcanzar un consenso político en torno a las esferas de políticas prioritarias.

El documento menciona que también es necesario reforzar la colaboración internacional con el fin de facilitar las medidas transformadoras requeridas para el desarrollo resiliente al clima prestando especial atención a las desigualdades.

"Los sistemas de información existentes no son adecuados para detectar cuáles son las diversas fuentes de riesgo con relación a los peligros climáticos y la vulnerabilidad de los grandes grupos de población en los planos nacional y local. La comunidad internacional puede contribuir significativamente a ese respecto facilitando la producción y difusión de datos fiables, como bien público mundial, para garantizar un mayor acceso de los Gobiernos de los países en desarrollo y las poblaciones locales", explica.

Por lo tanto, la cooperación internacional en materia del combate al cambio climático puede ayudar a los países a fortalecer sus capacidades estadísticas para formular políticas eficaces y adecuadas, así como acelerar la transferencia de tecnología y la innovación para que las personas y las comunidades puedan tener los conocimientos y facultades a fin de reducir su vulnerabilidad a los peligros climáticos.