Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Colombia: Concluye el ingreso de los miembros de las FARC a las zonas de transición para su desmovilización

Foto: Misión de la ONU en Colombia
colombia-veredales-big.jpg (20 de febrero de 2017).- La Misión de la ONU en Colombia informó que se ha completado el ingreso de cerca de 7.000 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) a las 26 áreas donde harán dejación de las armas y donde comenzarán su reinserción a la vida civil.

Según un comunicado, con la llegada de alrededor de 300 hombres y mujeres el sábado a la zona de Agua Bonita, en el departamento de Caquetá, en el centro del país, se concretó este hito y en total, unos 6.900 rebeldes ya se encuentran en las llamadas "zonas veredales", donde los miembros de las FARC-EP entregarán sus armas bajo la supervisión de las Naciones Unidas.

El Jefe de los Observadores y Coordinador del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación (MMV), Javier Pérez Aquino, describió el momento como "histórico", y aseguró que la Misión y el Mecanismo consideran que la decisión de las FARC-EP de trasladarse a las zonas, a pesar de la logística limitada en la mayoría de ellas, es muy positiva.

Agregó que esta decisión reduce considerablemente la posibilidad de contacto armado y expresó sus esperanzas de que la presencia de los miembros de las FARC acelere las obras de construcción en los campamentos, dándose así las condiciones adecuadas para continuar con el proceso que conducirá a la reinserción de los rebeldes a la vida social, económica y política.

El General Pérez Aquino elogió el arduo trabajo de los miembros del Mecanismo Tripartito y su compromiso con el proceso de paz, acompañando al movimiento FARC-EP y monitoreando la cesación del fuego y el cese de las hostilidades.

Agregó que para que este proceso sea eficaz, es necesario consolidar otros aspectos del Acuerdo Final, como el apoyo logístico, la seguridad y las condiciones sociales y económicas que permitan la transición a la vida civil y lleven a una paz sostenible y duradera.

Recordó que la fecha límite para finalizar la entrega de las armas sigue siendo la misma, es decir 180 días después de la entrada en vigor del acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP y aprobada por el Congreso de ese país el 1 de diciembre de 2016.

Cabe mencionar que en Bogotá, así como en ocho oficinas regionales y 26 sitios locales, las FARC-EP y los miembros del gobierno trabajan en conjunto de manera cotidiana para verificar los compromisos de las partes ante el cese al fuego y de las hostilidades. Alrededor de 350 observadores de 16 países participan también en este proceso. La mayoría de ellos provienen de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), así como de Reino Unido, Noruega, Portugal, España y Suecia.