Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

OREALC/UNESCO Santiago lanza material que sintetiza la nueva Agenda de Educación 2030

Foto cortesía de: UNESCO
4a8d411d1d.jpg (13 de julio de 2016).- Siguiendo el lema de la campaña "Educación para Transformar Vidas" la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) presenta un cuadernillo que sintetiza las diez metas del Objetivo n°4 de Desarrollo Sostenible relativo a educación, sus estrategias de implementación y los principales indicadores para su seguimiento.

Como "un nuevo esfuerzo por acercar la nueva agenda mundial de educación a la ciudadanía" la coordinadora del Programa Regional de Educación de la UNESCO, Paz Portales, calificó a la publicación de la OREALC/UNESCO Santiago Educación para transformar vidas, metas, opciones de estrategia e indicadores, texto que compila información sobre las Metas de la Agenda de Educación 2030, acordadas por los países del mundo durante el Foro Mundial sobre la Educación 2015, realizada en Incheon, Corea.

El material también incluye las principales estrategias definidas en el Marco de Acción de Educación 2030 Hacia una educación inclusiva y equitativa de calidad y un aprendizaje a lo largo de la vida para todos, acordado en París. Asimismo, el texto contiene indicadores que han sido propuestos por el Grupo Asesor Técnico liderado por el Instituto de Estadística de la UNESCO, para realizar el seguimiento a las metas de Educación 2030. "La Agenda E2030 y la reciente reedición del folleto informativo sobre la Declaración de Lima, emanada de la Reunión Regional Ministerial Educación para Todos en América Latina y el Caribe: Balance y Desafíos Post-2015, son las principales referencias del trabajo de la UNESCO en América Latina y el Caribe junto a los países" afirmó Paz Portales.

Esta agenda, señala el director de la OREALC/UNESCO Santiago, Jorge Sequeira, "más que un instrumento de las agencias del Sistema de Naciones Unidas, es una herramienta para los países que facilitará orientar todas las acciones hacia la garantía del derecho a la educación. Además, para los actores sociales representa un mecanismo para hacer un efectivo seguimiento a la gestión de los gobiernos, en especial hacia el cumplimiento progresivo de los compromisos internacionales".

Con información de UNESCO