Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU advierte de riesgos del crimen transnacional para Centroamérica y el Caribe

(27 de septiembre de 2012).- La violencia sembrada por el tráfico de cocaína en América Central y el Caribe impone la necesidad de promover la buena gobernabilidad y fortalecer las instituciones, cuya debilidad es explotada por poderosas redes de criminales transnacionales.

Así lo indica un nuevo estudio sobre la región de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) dado a conocer hoy en el marco de la 67ª Asamblea General.

El documento examina el impacto de los flujos del narcotráfico, la trata de mujeres y niñas para la explotación sexual, el tráfico ilegal de migrantes para fuentes de empleo y el tráfico de armas.

El informe sostiene que incluso si los flujos de cocaína hacia el norte disminuyeran, esos grupos continuarían disputándose los beneficios de otras actividades ilícitas altamente lucrativas y difundiendo el caos.

Amado Philip de Andrés, representante regional de UNODC para América Central y el Caribe, mencionó una de las recomendaciones principales del informe.

"Lo primero, una descriminalización de la agenda de seguridad de los Estados. Hay que empezar a mirar críticamente cómo podemos equilibrar las políticas de prevención con las políticas que fortalecen las fuerzas del orden".

El informe subraya que América Central tiene algunos de los índices más elevados de homicidios en el mundo, especialmente en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Además, la región se ha convertido en corredor del tráfico de drogas debido a su ubicación entre los proveedores de cocaína y los consumidores, aunque la violencia no está necesariamente asociada al narcotráfico.

Por el contrario, el informe estima que la violencia se debe a la reducción de la demanda y el fortalecimiento de la aplicación de la ley que ha desatado guerras territoriales brutales entre los traficantes que luchan por un mercado más reducido.

Otra amenaza es el desplazamiento de las rutas del narcotráfico hacia el Caribe, apunta el documento de la UNODC.

También destaca que los flujos ilícitos se concentran en aquellos países menos capaces de lidiar con ellos, y advierte de fortalecer la lucha contra la impunidad y la corrupción.

Para mayor información consulte el comunicado: Informe de UNODC, los delitos violentos y el tráfico de drogas plantean serias amenazas al Estado de Derecho y al desarrollo en Centroamérica y el Caribe