Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Casi 385 millones de niños y niñas viven en situación de pobreza extrema

Foto de archivo: UNICEF
09-25-2013povertymdg.jpg (04 de octubre de 2016).- Los niños y niñas tienen más del doble de probabilidades que los adultos de vivir en situación de pobreza extrema, según un nuevo análisis publicado por el Grupo del Banco Mundial y UNICEF.

El estudio "Erradicar la pobreza extrema: la situación de los niños" revela que, en 2013, un 19.5% de los niños de los países en desarrollo vivían en hogares que subsistían con $1.90 dólares al día - o incluso menos - por persona, en comparación con sólo un 9.2% de los adultos. En todo el mundo, casi 385 millones de niños y niñas vivían en situación de pobreza extrema en ese mismo año.

"Los niños no sólo tienen más probabilidades de vivir en situación de pobreza extrema, sino que además son los más perjudicados por sus efectos. Son los más vulnerables entre los vulnerables; y la situación de los más pequeños es aún peor, porque las privaciones de las que son víctimas afectan al desarrollo de sus cuerpos y sus mentes", explicó Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF.

"Resulta chocante que la mitad de todos los niños del África Subsahariana y uno de cada cinco niños de los países en desarrollo estén creciendo en situación de pobreza extrema. Esto no solo limita sus futuros, sino que arrastra también a las sociedades a las que pertenecen", agregó.

Este nuevo informe se publicó poco después de un estudio del Grupo del Banco Mundial titulado "Pobreza y prosperidad compartida 2016: abordar la desigualdad, y que indica que 76 millones de personas en el mundo vivían con menos de $1.90 dólares al día en 2013 y la mitad de ellos tenían menos de 18 años.

"El gran número de niños en situación de pobreza extrema pone de manifiesto la necesidad real de invertir específicamente en los primeros años: en servicios como atención prenatal para madres embarazadas, programas para el desarrollo en la primera infancia, escolarización de calidad, agua limpia, saneamiento adecuado y atención médica universal", sostuvo Ana Revenga, Directora Superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Reducción de la Pobreza y Promoción de la Equidad del Grupo Banco Mundial.

"La única forma de romper el ciclo de pobreza intergeneracional que está tan extendido en la actualidad, es mejorar esos servicios y garantizar que los niños de hoy puedan tener acceso a oportunidades laborales de calidad cuando les llegue el momento", comentó.

La estimación global de la pobreza infantil extrema parte de datos obtenidos de 89 países, lo que representa el 83% de la población del mundo en desarrollo.

África Subsahariana registra las mayores tasas de niños y niñas que viven en situación de pobreza extrema, justo por debajo del 50%, así como el porcentaje más alto de los niños más pobres de todo el mundo, más del 50%. Asia Meridional cuenta con el segundo porcentaje más alto, cerca de un 36%, y solo en la India, vive más del 30% de los niños en situación de pobreza extrema. Al menos cuatro de cada cinco niños que viven en situación de pobreza extrema, se encuentran en zonas rurales.

Asimismo, el informe revela que, incluso en niveles más altos, la pobreza sigue afectando a los niños de manera desproporcionada. Alrededor de un 45% de ellos vive en hogares que subsisten con menos de $3.10 dólares al día por persona, en comparación con casi un 27% de los adultos.

Según el Análisis sobre pobreza y derechos sociales de niñas, niños y adolescentes en México de UNICEF y CONEVAL, una de cada dos niñas, niños y adolescentes en el país era pobre y uno de cada nueve se encontraba en pobreza extrema en 2014.

Además, 11.5% de la población infantil y adolescente en México (4.6 millones) se encontraba en pobreza extrema, al tener carencias en el ejercicio de tres o más de sus derechos sociales y ser parte de un hogar con un ingreso insuficiente para adquirir los alimentos necesarios a fin de disponer de los nutrientes esenciales.

Ante esta situación UNICEF y el Grupo del Banco Mundial hicieron un llamado a los gobiernos para que evalúen de forma rutinaria la pobreza infantil a nivel nacional y subnacional y se centren en la infancia en sus planes de reducción de la pobreza nacional, como parte de los esfuerzos destinados a erradicar la pobreza extrema antes del 2030.

También les solicitaron fortalecer los sistemas de beneficio social para la niñez, tales como los programas de transferencia de efectivo que ayudan directamente a las familias pobres a financiar alimentos, atención médica, educación y otros servicios que protegen a las y los niños del impacto de la pobreza, y aumentan sus posibilidades de romper con el ciclo intergeneracional de la pobreza.

El estudio señala que los gobiernos deben dar prioridad a la inversión en educación, salud, agua limpia, saneamiento e infraestructura que beneficien a los niños y niñas en condiciones más pobres, así como aquellas que ayuden a prevenir una recaída en la pobreza después de emergencias como sequías, enfermedades o inestabilidad económica.

Se considera necesario que las autoridades nacionales configuren las decisiones políticas de forma que el crecimiento económico beneficie a las y los niños más pobres.