Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Autoridades de salud acuerdan medidas para prevenir y controlar los virus transmitidos por mosquitos en las Américas

Foto: OPS
OPS zika.jpg (30 de septiembre de 2016).- Autoridades de Salud de las Américas acordaron impulsar una nueva estrategia para controlar los arbovirus, un grupo de virus transmitidos por los mosquitos incluyendo el zika, además del dengue, el chikungunya, el zika y la fiebre amarilla.

"Las enfermedades arbovirales son un problema recurrente de salud pública en la región de las Américas, constituyen una causa importante de sufrimiento humano y contribuyen al ciclo de la pobreza", señaló Sylvain Aldighieri, Director Adjunto interino del Departamento de Emergencias de Salud.

"Hemos estado combatiendo estas enfermedades durante años, pero en gran medida lo hemos hecho de forma separada. En esta nueva estrategia se plantean las medidas claras que se necesitan para abordar de manera integrada las múltiples enfermedades arbovirales", añadió.

Al presentar la nueva estrategia ante el 55.o Consejo Directivo de la OPS esta semana, Aldighieri citó datos que muestran que el dengue sigue siendo un problema grave de salud en la región en tanto causó alrededor de 14,2 millones de casos y 7.000 defunciones entre 2000 y 2014. El virus del chikungunya, que apareció en la región a finales de 2013, ha afectado a más de 1,7 millones de personas. El virus del Zika, reportado inicialmente en Brasil en 2015, ha afectado a 47 países y territorios de la región, a menudo con graves consecuencias para la salud.

En la actualidad hay pocas vacunas disponibles para prevenir las enfermedades arbovirales de importancia para la salud pública. Por esa razón, en la nueva estrategia se recomienda adoptar esfuerzos de prevención y control con el fin de reducir las poblaciones de mosquitos, garantizar diagnósticos clínicos certeros y oportunos, y fortalecer la vigilancia epidemiológica integrada y las redes de laboratorios. Para un mejor control, es importante involucrar activamente a las comunidades para eliminar los criaderos de mosquitos.

Además, en la estrategia se insta a poner en marcha esfuerzos especiales para proteger a las embarazadas en el contexto del brote de la enfermedad por el virus del Zika y a mejorar el tratamiento clínico de los pacientes con enfermedades arbovirales.

Muchas de las medidas propuestas en la estrategia se basan en métodos de utilidad comprobada para controlar el dengue, que es transmitido por el mismo mosquito, Aedes aegypti, al igual que el virus del Zika y del chikungunya. En la estrategia también se insta a fortalecer la Red de Laboratorios de Diagnóstico de Arbovirus en las Américas (RELDA).

Sin embargo, en la estrategia también se reconoce la necesidad de innovación para combatir con más éxito estas enfermedades. Con ese fin, la OPS/OMS está brindando ayuda a los países para ampliar los estudios piloto sobre el uso de herramientas nuevas para el control de vectores, como el empleo de mosquitos infectados por las bacterias Wolbachia y mosquitos modificados genéticamente.

Al aprobar la nueva estrategia, los delegados reunidos en el 55.o Consejo Directivo de la OPS se comprometieron a movilizar el apoyo y los recursos necesarios para aplicarla a nivel nacional.

Actualización sobre zika

En un informe aparte sobre el zika, Aldighieri dijo que la OPS implementó una respuesta importante cuando se identificó por primera vez el brote del virus en las Américas, pero sostuvo que aún "se requieren más datos científicos para estimar de manera precisa las consecuencias actuales y futuras del virus en la salud de las personas en la región. Aún no hay suficiente conocimiento científico sobre zika y el síndrome congénito asociado a la infección por el virus del Zika, para medir su posible impacto en salud pública, así que aún no sabemos las consecuencias a largo plazo en América Latina y el Caribe, indicó.

La OPS realizó más de 65 misiones a 29 países donde el virus del Zika había sido identificado, y envió a más de 100 expertos para ayudar en diversas áreas. Esto incluye el cuidado prenatal, el manejo clínico, la entomología y el control de vectores, la epidemiología, los servicios de salud y laboratorio, neonatología, neurología, salud pública, servicios de radiología, comunicación de riesgo y otras áreas vinculadas.

"Aunque la introducción del virus del Zika en los países de la región ha permitido una mejor comprensión del espectro total de la enfermedad causada por este virus, más de 500 millones de personas viven en zonas expuestas al riesgo de transmisión del virus, y su propagación podría representar una carga considerable para la salud pública y los sistemas de salud en su totalidad," señala el informe.

El Consejo Directivo de la OPS reúne a los ministros de Salud y a los delegados de alto nivel de los países miembros de la OPS/OMS en Washington, D.C., Estados Unidos, con el fin de debatir y analizar políticas de salud, y fijar las prioridades de los programas de cooperación técnica de la OPS, y la colaboración en salud pública a nivel regional.