Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Antonio Mazzitelli, el experto en derecho que lucha contra la corrupción

Foto: CINU México
Mazzitelli.JPG Antonio Mazzitelli siempre ha militado por los derechos de las personas. Desde hace más de 26 años trata de ayudar a los países a implementar la ley, combatir la corrupción y hacer respectar el estado de derecho para que la población viva de manera segura y con un sistema judicial justo, eficaz y eficiente.

Si bien el italiano se especializó en derecho en la Universidad de Boloña, fue en África Occidental donde entendió el real significado de "estado de derecho" y su importancia para el desarrollo de sociedades abiertas, plurales y respetuosas de los derechos de todos.

Allí, como Representante Regional de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) para África Occidental, le tocó trabajar con muchos países que con el apoyo de las Naciones Unidas trataban de salir de la espiral de la violencia y de la pobreza provocada por interminables guerras civiles. Durante una misión a uno de estos desafortunado países el Procurador General, un hombre de muchos estudios y de honrada respetabilidad, le comentó que en su país no había prisiones ya que estas habían sido destruidas durante la guerra civil y que de toda manera no había recursos ni para reconstruirlas ni tampoco para mantener los presos.

"Cuando escuché eso, le pregunté inmediatamente: '¿Y entonces qué hacen con los criminales?' A mi pregunta, el Procurador me miró y me dijo: 'Mira, si son muy peligrosos, no nos atrevemos a arrestarlos porque el día siguiente estarán enfrente de la puerta del juez pidiéndole por qué los habían enjuiciado'", recuerda Mazzitelli.

Estado de derecho

En ese momento, se descubrió el uso de África Occidental Guinea Bissau para el trasiego internacional de la cocaína desde América Latina hacia los mercados de Europa. Toneladas de cocaína transportadas con aviones privados y barcos pesqueros llegaban a las costas africanas para después seguir sus rutas hacia Europa cruzando los enormes espacios desérticos de la franja sahelo- sahariana infestados por los grupos terroristas de Al Qaida Magreb.

"Eso me dio el conocimiento lo que quiere decir Estado de Derecho y lo que puede ser el papel de una agencia de Naciones Unidas en países como estos. Me dio también la dimensión de lo que debería ser un Estado moderno en donde las leyes y solamente las leyes deberían regular las relaciones entre los ciudadanos y entre los ciudadanos y las instituciones" explica.

"De allí, empezamos a desarrollar una serie de iniciativas que ha llevado el tema del crimen transnacional organizado y de su capacidad de desestabilización nacional y regional hacia el Consejo de Seguridad", agrega.

Resultados

Antonio Mazzitelli se describe como una persona curiosa que tiene interés por descubrir nuevos escenarios. Le interesa que su trabajo tenga un impacto en los individuos y las comunidades para que se les responda a las necesidades que requieren para tener una vida mejor, justa y segura.

"Soy una persona que quiere que su trabajo pueda brindar resultados en los individuos. Seguramente mi trabajo en África Occidental ha sido respaldar quien trataba de implementar la ley, de tener un ideal de Estado y de "estado de derecho". Sin embargo, las leyes nacionales tienen que respectar algunos principios y valores fundamentales, promover y proteger los derechos humanos tanto individuales que colectivos. Y en este sentido y más allá de representar el mandato de la UNODC, todos nos identificamos y somos representantes en el terreno de los valores y los principio de las Naciones Unidas", dice.

El licenciado en derecho tuvo la fortuna de iniciar su carrera en la ONU al terminar la universidad. Se le ofreció integrar la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de UNODC en Viena, Austria, en 1990.

"No puedo negar que siendo joven en los años 80, tuve muchos amigos que perdieron la vida o que perdieron su juventud por culpa del consumo de las drogas. El problema de la droga lo conocía antes de llegar a la ONU. Descubrir que había un sistema internacional, descubrir que la ONU se ocupaba también de no sólo fiscalizar las drogas, sino también hacer que las drogas pudieran ser disponibles para quienes las necesitará y más tarde agregar todo el tema de la legalidad, de la justicia, de la lucha a la corrupción, al crimen organizado, seguramente ha enriquecido mucho más lo que es mi proyección adentro de la UNODC y de la ONU", afirma Mazzitelli.

"Aquí en México he tratado de dirigir esta oficina para trabajar siempre más en la construcción de la justicia, de sociedades que administren una justicia justa. Lamentablemente, la justicia, en muchos casos, no es justa. Por lo tanto, hay que trabajar para que la justicia sea justa, eficaz y eficiente. Todo para construir sociedades más fuertes", añade el que representa a UNODC en este país desde hace siete años.

Crimen organizado

El mandato de UNODC es muy sensible y actual, relata Antonio Mazzitelli, puesto que se relacional con la lucha contra el crimen organizado transnacional, aunque tiene un enfoque en el impacto que tienen este delito y la cultural criminal en las sociedades.

También trabaja en temas del control, fiscalización y distribución a fines farmacéuticos de las sustancias ilícitas.

Además, la agencia de la ONU tiene un mandato creciente e importante en materia de transparencia - a través de la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción -, así como en la implementación, el monitoreo y la asistencia a los Estados en materia de combate al terrorismo.

"Más allá de acompañar en contra del crimen y de la corrupción, nuestro trabajo es fortalecer la participación ciudadana en la creación de una ciudadanía con responsabilidades globales. Todos somos ciudadanos de este mundo y todos podemos colaborar con nuestro actuar individual al crecimiento de esta aldea", comenta.

"El futuro está con nosotros, pero si nosotros no actuamos, seguramente el futuro no será mejor de lo que tenemos hoy en día", subraya.

Larga carrera internacional

Antonio Mazzitelli realiza su cuarto mandato internacional fuera de la sede de UNODC en Viena. Su primera estancia fue en Lagos, Nigeria, donde estuvo tres años.
Pero Colombia fue una experiencia que lo marcó bastante en su carrera.

"Trabajar en los problema de las drogas en Colombia fue para mí como es trabajar en Wall Street para un joven banquero. Estudié las origines del narco tráfico y me beneficié mucho y de la cercanía de la Oficina con los más destacados analistas del problema. También tuve la oportunidad de dar clases durante un año en la universidad más antigua del país, la Universidad del Rosario, con temas relacionados con la industria del narcotráfico", dice.

Después fue encargado de abrir la oficina de UNODC en la República Islámica de Irán, un país que en ese momento se abría a la cooperación internacional justamente con el tema de la lucha a las drogas. De allí fue trasladado a África Occidental, en Dakar, con las responsabilidades de desarrollar las actividades de UNODC en 25 países de la región.

En 2010, llegó a México originalmente con un mandato regional para cubrir desde la Ciudad de México toda la región de Centroamérica y el Caribe y desde 2012 con un mandato especial para el país.
"Aquí fuimos los primeros en renegociar el papel y el posicionamiento de una agencia de Naciones Unidas a través de una nueva figura que es la Oficina de Enlace y Partenariado, una oficina no enfocada en la cooperación técnica, sino para el desarrollo de partnership e iniciativas a nivel regional y global", comenta.

Educación de sus hijos

En sus tiempos libres, Mazzitelli trata de hacer un poco de actividad física, leer y cuidar el crecimiento y la educación de sus tres hijos adolescentes.

El Representante de UNODC reconoce que el mundo actual para un joven es mucho más complejo y tiene menos certitudes que la época que él vivió, por lo tanto, considera que hay una necesidad de acompañar a los hijos, explicarles la complejidad del mundo, prepararlos para que sean buenos individuos y ciudadanos.

Cambios

Destaca también que en las últimas décadas ha habido cambios en materia de políticas de drogas. La postura de la UNODC, afirma, es que son bienvenidos estos cambios.

"Desde 1995 estamos postulando en tratar el tema de la droga no desde una postura represiva e inquisitoria con respecto al consumidor, sino desde el lado de la salud. Una postura en donde el consumidor no es nunca culpable, sino alguien que en muchos casos necesita el apoyo de las instituciones y de la comunidad para salir de una situación sin salida", señala.

Por lo tanto, se busca una solución que puede ser el tratamiento o también el suministro controlado del producto que necesita para seguir adelante. Todo esto junto también el desarrollo de un sistema integral de prevención que reduzca el riesgo de la adición, de la estigmatización y de la marginalización independientemente de la substancia abusada.

"Limitar la prevención a las drogas ilícitas no es una estrategia eficiente con los jóvenes. La educación preventiva tiene que ser integral para que el joven tenga los instrumentos para tomar decisiones responsables, tanto con respecto al consumo de las drogas ilícitas como licitas, como a sus relaciones con sus compañeros, su comunidad y el entorno en donde vive", asegura Mazzitelli.

Video Perfil de Antonio Mazzitelli