Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

América Latina y el Caribe, en la delantera de la lucha contra el cambio climático

Foto: ONU/Robert Brockmann
10-09-2015Climate_Change.jpg
(01 de septiembre de 2016).- América Latina y el Caribe avanzan rápidamente en la lucha contra el cambio climático, gracias a leyes en la materia que ya han puesto en marcha o están desarrollando hasta 13 países de la región.

Así lo señaló el director regional de ONU Ambiente, Leo Heileman, en el marco de la Cumbre de Cambio Climático de las Américas, una reunión de gobernadores de ese continente que se celebra estos días en la ciudad mexicana de Guadalajara.

Heileman explicó que México, Guatemala, Brasil y Honduras ya cuentan con leyes para mitigar el cambio climático; nueve países - Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Paraguay, Perú y Venezuela - tienen proyectos de ley específicos en esta materia; y otros 18 han aprobado normas sectoriales en energía, transporte o agricultura.

Además, destacó otras acciones que se están llevando a cabo en la región, entre ellas, los impuestos al carbono o los incentivos fiscales para reducir esta fuente de energía que han puesto en marcha Estados como México y Chile.

"El cambio climático y la degradación del medio ambiente son asuntos cuya resolución va más allá de la esfera ambiental y que, de no atenderse de forma urgente, comprometerán el desarrollo presente y futuro, además de poner en peligro los avances logrados", alertó Heileman.

La región de América Latina y el Caribe aporta relativamente poco a las emisiones globales, pero es muy vulnerable a los efectos del cambio climático: se calcula que los costos asociados a ese fenómeno alcanzaron los 100 mil millones de dólares en 2015.

De momento, nueve países de la región han ratificado el Acuerdo de París, que busca mantener el aumento de la temperatura del planeta este siglo por debajo de los 2 grados centígrados e impulsar esfuerzos para limitar ese aumento aún más, por debajo de 1,5 grados respecto a los niveles preindustriales.