Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Los precios alimentarios se mantienen en general estables, con inventarios récord de cereales

Foto: FAO
frutas alimentos FAO.JPG
(08 de diciembre de 2016).- El índice de precios de los alimentos de la FAO bajó ligeramente en noviembre, en un leve cambio de tendencia frente al aumento constante que ha experimentado a lo largo de 2016.

El índice cayó un 0,4 por ciento en relación a octubre, y tuvo un promedio en noviembre de 171,3 puntos, ya que una fuerte caída en los precios del azúcar compensó un aumento en los precios del aceite de palma.

El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios internacionales de los cinco principales grupos de alimentos básicos. A pesar del ligero descenso, sigue estando un 10,4 por ciento más alto que en noviembre de 2015.

El índice de precios del azúcar de la FAO cayó un 8,9 por ciento en relación a octubre, tras los informes de una cosecha superior a la esperada en Brasil el mayor productor mundial de azúcar y un debilitamiento del real brasileño respecto al dólar EEUU.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO subió un 4,5 por ciento en noviembre, impulsado por una producción de aceite de palma inferior a la prevista en el Sudeste asiático, así como por una trituración de soja por debajo del potencial en Sudamérica.

Otros productos básicos se comportaron de forma más estable. El índice de precios de la carne de la FAO se mantuvo sin cambios en relación a octubre. El índice de precios de los productos lácteos subió un 1,9 por ciento, continuando con su reciente tendencia alcista tras una prolongada caída. Por su parte, el índice de precios de los cereales se redujo un 0,6 por ciento, debido a que la abundancia de suministros mundiales y las perspectivas de una buena cosecha en Argentina y Australia lastraron a la baja las cotizaciones del trigo.

Máximo histórico para los inventarios mundiales de cereales

La FAO ha actualizado sus previsiones, que indican existencias récord de cereales a finales de las temporadas de 2017. Según la última Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, también publicada hoy, las perspectivas de producción han mejorado progresivamente desde el comienzo de la actual campaña comercial, en especial para el trigo y los cereales secundarios. La FAO espera ahora que las existencias mundiales de cereales suban a 670 millones de toneladas, un 1,4 por ciento más que la campaña anterior.

Se prevé que los inventarios de trigo alcancen un nuevo récord de 238,5 millones de toneladas, con el aumento concentrado en China, Estados Unidos y la Federación de Rusia. Los inventarios mundiales de arroz se han ampliado a 171 millones de toneladas, mientras que las existencias de cereales secundarios se incrementarían a 261 millones de toneladas, ya que una gran acumulación de inventarios de maíz en los Estados Unidos compensa con creces una fuerte reducción en China.

La proyección para la producción mundial de cereales en 2016 se elevó a 2 577 millones de toneladas, un 1,7 por ciento por encima de la obtenida en 2015. Se prevén igualmente niveles de producción récord para el arroz y el maíz.

Con la vista puesta en la temporada de 2017, se espera que las perspectivas de precios bajos lleven a una contracción en el área plantada con trigo en los Estados Unidos, aunque se prevé un aumento de la siembra en la Federación de Rusia, Ucrania, India y Pakistán.

La siembra de maíz en Argentina y Brasil, actualmente en curso, debería incrementarse, impulsada por mejores rendimientos y una meteorología favorable.

En Sudáfrica, se prevé que las plantaciones de maíz aumenten casi un tercio respecto al nivel del año pasado. Las condiciones meteorológicas propicias apuntan a un fuerte repunte en su cosecha de maíz, en comparación con el nivel reducido por la sequía de 2016.