Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

"Es hora de actuar más y más rápido frente al cambio climático": Patricia Espinosa

Foto: CMNUCC
Espinosa UNFCC.JPG (23 de enero de 2017).- Los próximos dos años serán cruciales para que los países actúen con firmeza y rapidez para combatir las amenazas del cambio climático, afirmó Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

En un editorial publicado este lunes, Espinosa señaló que si bien el Acuerdo de París sobre el cambio climático ya está en marca y que las promesas de los países se transformaron en políticas nacionales con la entrada en vigor de este pacto global el 4 de noviembre de 2016, ahora "es hora de ir más allá y hacerlo más rápido, por una razón fundamental. Las señales que nos da el planeta Tierra son cada vez más preocupantes. Las concentraciones de dióxido de carbono causantes del calentamiento global siguen aumentando, llegando a sobrepasar en los últimos meses umbrales críticos".

Recordó que el año 2016 se cerró con las temperaturas más altas jamás registradas, superando la media de 2015 en más de 0,2 grados centígrados, según datos del servicio Copérnico de la Unión Europea sobre el cambio climático.

La extensión media de la capa de hielo del Ártico - un barómetro esencial del cambio climático - se ha situado, en diciembre del 2016, en 12,10 millones de km2, la extensión más baja registrada en un mes de diciembre, según informa el Centro nacional de datos sobre el hielo y la nieve de Estados Unidos.

En el sur de África, siete países han experimentado inundaciones severas y en Madagascar alrededor de un millón de personas necesitan ayuda alimentaria tras años de continua sequía.

El verano pasado se alcanzaron temperaturas récord en Oriente Medio. En Kuwait el termómetro llegó a los 54 grados centígrados en julio. La Organización Meteorológica Mundial investiga si ésta fue la temperatura más elevada registrada en el hemisferio oriental.

"Estas son solo algunas razones por las que en los próximos dos años urge implementar los planes y compromisos nacionales, para que todos podamos confiar en un futuro sostenible real para más de siete mil millones de personas, donde el cambio climático cause el menor daño posible", dijo Espinosa.

"Se trata nada más y nada menos que de transformar la manera en la que los humanos producen y consumen la energía y los recursos. Si fracasamos, los costos serán impensables. Si tenemos éxito, la recompensa será universal ya que se salvarán vidas, se asegurarán los modos de vida de las personas y se evitará la penuria de recursos", advirtió.

Para que estos esfuerzos sean más eficaces y den frutos más rápidamente a nivel mundial, existen tres líneas de trabajo interconectadas entre sí, expuso la Secretaria Ejecutiva del CMNUCC. En primer lugar, mediante la acción climática de todos los países tanto a través de los sectores público y como privado; en segundo lugar, una intensa cooperación internacional; y, en tercer lugar, un cambio profundo en los flujos de inversiones públicas y privadas hacia las energías limpias y renovables, y hacia infraestructuras resilientes.

Patricia Espinosa comentó que mundialmente, las noticias son alentadoras puesto que la mayoría de los países han presentado sus planes climáticos nacionales en apoyo al Acuerdo de París, y cerca de 120 han convertido ya esas intenciones en planes firmes bajo el acuerdo. Además, los primeros planes de reducción de emisiones a largo plazo han comenzado a llegar. Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia y México ya los han presentado, en respuesta a la necesidad de claridad y determinación para las próximas décadas que contempla el acuerdo.

"Los flujos financieros globales para la acción frente al cambio climático continúan creciendo y pronto rondarán un billón de dólares anuales, pero esto sigue siendo insuficiente", indicó.
China se acerca a la escala de inversión necesaria con su reciente anuncio de que invertirá unos 360 mil millones de dólares en energías renovables hasta 2020 con los que espera crear más de 13 millones de empleos.

Las negociaciones internacionales sobre cambio climático bajo el marco de las Naciones Unidas, que tendrán lugar a finales de este año en Bonn, Alemania, bajo la presidencia de Fiji, también deben lograr avances significativos.

Recordó que los gobiernos han marcado 2018 como el año para completar el reglamento de aplicación del Acuerdo de París. Se trata de una especie de manual de funcionamiento para garantizar una rendición de cuentas transparente sobre la reducción de las emisiones globales, la provisión de financiamiento climático, el desarrollo y transferencia de tecnología y la adaptación climática.

"Los detalles son complejos, pero el principio es simple: la transparencia genera confianza en que los países están cumpliendo sus promesas, lo que, a su vez, genera la confianza para que todos los países aumenten sus medidas frente al cambio climático dentro de sus posibilidades", insistió Espinosa.

Si bien los compromisos, planes y financiamiento necesarios crecen en todos los niveles de gobierno, sociedad civil y mundo de la empresa, Patricia Espinosa reiteró que 2016 y 2017 son años "decisivos en las acciones que se lleven a cabo para lograr un futuro verdaderamente sostenible, para asegurarnos de que para finales de 2018 están puestos los cimientos sólidos necesarios para esta gran transformación".