Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Redoblar el trabajo con hombres agresores es uno de los desafíos del país para reducir la violencia contra las mujeres

(03 de mayo de 2013).- Unos 4 mil 760 casos de agresores de mujeres han sido enviados en los últimos cuatro años al Centro de Intervención Conductual para Hombres, entidad que opera en el Distrito Nacional como dependencia de la Fiscalía de esta jurisdicción.

De esa cifra, 58% de los casos han sido intervenidos con programas sicológicos y educativos encaminados a erradicar su conducta agresiva, lográndose un resultado altamente halagador: ninguno de ellos ha cometido feminicidios.

El 42% de casos restantes que fueron remitidos al Centro nunca asistieron porque contra ellos no fue emitida ninguna disposición legal que los obligara a someterse a un tratamiento para cambiar sus conductas, situación que deben tomar en cuenta las instancias responsables de administrar justicia y de proteger los derechos de las mujeres frente a la epidemia de violencia que hay en la sociedad dominicana contra ellas.

Esa epidemia de violencia contra las mujeres cobró las vidas de mil 517 víctimas tan solo entre el 2005 y el 2012 y genera cerca de 60 mil denuncias-querellas de distintas agresiones masculinas cada año.

Estos datos aparecen en un estudio puesto a circular este jueves sobre aportes y desafíos para la intervención con hombres agresores, cuya realización contó con los auspicios del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y de ONU MUJERES.

El estudio sugiere fortalecer al Centro de Intervención Conductual para Hombres y crear instituciones similares en otras demarcaciones con el objetivo principal de preservar la seguridad de las mujeres víctimas de violencia, lo que implica trabajar con los déficits de los agresores e impedir la extensión del maltrato. Luis Vergés, Director Centro de Intervención Conductual para Hombres, explicó que además de los servicios de rehabilitación de los agresores, la entidad realiza múltiples labores preventivas de violencia en la familia.

Citó que se ha diseñado un programa global de intervención comunitaria cuyos contenidos básicos apuntan a la detección temprana de cualquier escalada que conduzca a la violencia en las relaciones de parejas y las familias. En el marco de ese programa fueron capacitados 5 mil empleados de la Junta Central Electoral.

Otras 2, 417 personas fueron capacitadas en prevención de Violencia Basada en Genero, incluyendo a jueces, oficiales de la Policía, fiscales, sicólogos y líderes de organizaciones de la sociedad civil.

En el acto de puesta en circulación del estudio también hablaron Sonia Vásquez, Representante Auxiliar del UNFPA y Clemencia Muñoz, Representante deONU MUJERES.

Ambas resaltaron la importancia de multiplicar la experiencia del Centro de Intervención Conductual para Hombres en vista de que se ha demostrado que esta es una herramienta valiosa en la lucha por prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres.

Al citar las conclusiones del Estudio, Sonia Vásquez recordó que "el primer gran desafío es la ampliación de la cobertura de los centros de atención a hombres agresores a nivel nacional. En la actualidad en la República Dominicana solo existe uno y está desbordado para la capacidad de respuesta de su personal".

Coincidieron en reconocer que sobre este tema hay que trabajar más con los agresores y con todos los hombres, pero también con las mujeres hasta lograr elevar la consciencia de su derecho a no ser violentadas, de tal forma que denuncien a tiempo y que los hombres agresores puedan ser detectados para influir mediante, a intervención en sus déficits, en la disminución de riesgos y peligrosidad para preservar la vida libre de violencia de sus parejas, sus familias y la sociedad en general.

Al acto asistieron autoridades nacionales, representantes de organismos internacionales, dirigentes de instituciones y organizaciones de mujeres, fiscales, jueces y otras personalidades interesadas en el tema de Violencia Basada en Género.