Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

El Ministerio de Salud Pública y la OPS/OMS celebran el Día Mundial de la Salud

da mundial de la salud 2015grande.jpg

(8 de abril de 2015).- En el marco de la celebración nacional del Día Mundial de la Salud 2015, el pasado 7 de abril, los ministerios de Salud Pública, Industria y Comercio y Agricultura, la Federación Dominicana de Municipios (FEDOMU) y Pro Consumidor firmaron un acuerdo para coordinar acciones dirigidas a fomentar la inocuidad de los alimentos, desde su producción en el campo hasta su consumo en los hogares y lugares de expendio (restaurantes, cafeterías y ventas de alimentos en las vías públicas, entre otros).

El acuerdo de colaboración fue firmado por los ministros y directores de las instituciones involucradas, quienes se comprometieron a trabajar de forma conjunta en la preparación de las herramientas necesarias para el control y la vigilancia de la inocuidad y calidad de los alimentos en los diferentes ámbitos: en los reglamentos y normas que inciden en este sector, Buenas Prácticas de Producción (BPP) (higiene, manipulación y almacenamiento de los alimentos, entre otros), así como en la vigilancia del cumplimiento de las mismas.

También acordaron diseñar e implementar una campaña educativa dirigida al comercio, a los manipuladores, vendedores y consumidores de alimentos, enfocada en la necesidad de vender y consumir alimentos seguros, que no afecten la salud de las personas. Además, promover las Cinco Claves de la Manipulación de los Alimentos de la Organización Mundial de la Salud.

Las palabras de bienvenida al acto fueron dadas por la representante interina de la OPS/OMS, doctora Laura Ramírez, quien se refirió a la inocuidad de los alimentos como la garantía de que un alimento no causará daño al consumidor cuando el mismo sea preparado o ingerido.

"Cada año, alrededor de una de cuatro personas en las Américas sufre un episodio de una enfermedad transmitida por los alimentos. Estos incidentes tienen un impacto mayor en los grupos vulnerables, particularmente niños, embarazadas y adultos mayores. Además, las fallas en la seguridad de los alimentos pueden tener un impacto no sólo en la salud pública, sino también en la economía de nuestros países" señaló la doctora Ramírez.