Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Cuba: Estar preparados para una mejor respuesta

DSC05434_2_p[1].jpg (18 de junio de 2015).- Mejorar en Cuba la respuesta ante situaciones de desastres y la recuperación de sus efectos, fue uno de los principales temas analizados por autoridades de la Defensa Civil, representantes de sectores estatales y del Sistema de Naciones Unidas durante un taller efectuado como parte de las actividades de preparación conjunta para enfrentar esta nueva temporada ciclónica en el país.

Este encuentro, convocado por el Equipo de Naciones Unidas para Preparación y Respuesta a Desastres (UNETE), permitió a las instituciones gubernamentales y las agencias del Sistema de Naciones Unidas presentar los diversos mecanismos que ambas partes tienen establecidos y que pueden ser articulados tanto en la etapa preparatoria como en la respuesta a los desastres.

"Cuba es un país con un sistema extremadamente bien articulado para el cuidado de su población y al que Naciones Unidas puede complementar con fondos y recursos" reconoció la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba, Myrta Kaulard, quien presidia este taller.

Entre los fenómenos naturales que más afectan la Isla se encuentran los ciclones tropicales y las lluvias intensas. Sin embargo, en la actualidad la mayor parte del territorio nacional refleja un predominio de niveles de sequía por los bajos índices de precipitación registrados hasta el momento, los cuales alcanzan el 66% de la media histórica.

Para analizar las afectaciones que provoca este fenómeno y sus implicaciones en la economía y la Seguridad Alimentaria del país, se acordó un encuentro posterior con la participación de todos los actores claves.
"Es necesario continuar trabajando en el fortalecimiento de los sistemas nacionales y territoriales de alerta temprana" subrayó el segundo jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil, Luis Macareño. "La identificación de las vulnerabilidades físicas en los sectores de la economía nos permitirá adoptar medidas que no den margen a las improvisaciones," añadió.

Por su parte, la representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y líder del equipo UNETE, Laura Melo, manifestó que "es una buena práctica estar preparados, los desastres naturales en su mayoría son situaciones en las que hay que actuar muy rápido y encuentros como estos permiten elevar la capacidad de respuesta humanitaria."

Afectaciones Sandy _ Expo BORRAR LA HUELLA p (1).jpg

Afectaciones del huracán Sandy en Santiago de Cuba. Con el apoyo de todas las agencias de Naciones Unidas fueron atendidas más de 3 millones de personas afectadas en Santiago de Cuba, Holguín y Guantánamo. Foto: René Silveira Toledo.

El último desastre natural de gran intensidad que afectó Cuba fue el huracán Sandy, que en octubre de 2012 impactó la zona oriental del país. En ese entonces, el Sistema de Naciones Unidas, contribuyó con más de US$15 millones de dólares en la respuesta humanitaria.

Al cierre del taller, el director del Departamento de Organismos Internacionales de Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX), William Díaz, manifestó su agradecimiento por la presencia de todas las instituciones, lo cual refleja la disposición para continuar fortaleciendo los vínculos que llevan a una acción oportuna para mitigar los daños que nos ocasionan los desastres naturales.

El taller contó con una amplia representación de instituciones que están involucradas en la prevención, preparativos, respuesta y recuperación del país ante la ocurrencia de estos fenómenos naturales, entre las cuales se encontraban el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, los ministerios de Agricultura, Construcción, Comercio Exterior, Educación y Salud Pública, así como el Instituto de Meteorología y Recursos Hidráulicos.

Igualmente, el Sistema de Naciones Unidas estuvo representado por la Organización Mundial/Panamericana de la Salud (OMS/OPS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).