Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Cuba cierra la brecha y asegura la inmunización universal

.0025698cuba vac.png

(30 de abril de 2015).-En Cuba, la Semana Mundial de la Inmunización 2015 coincide con la 54 Campaña Nacional de Vacunación Antipolio. En 7 días, más de 370.000 niños y niñas entre los 30 días de nacido y antes de los 3 años cumplidos recibirán la segunda dosis de la vacuna antipolio y más de 110.000 niños y niñas con 9 años de edad recibirán su reactivación.

Mientras que la inmunización universal sigue siendo un objetivo difícil en muchos países, el 95% de la población cubana está vacunada contra 13 enfermedades. Ya han sido eliminadas 6 enfermedades: la difteria, el sarampión, la parotiditis, la rubéola, la poliomielitis y la tosferina. Otras enfermedades han dejado de constituir un problema de salud pública, como el tétanos, la H. influenzae tipo b, y la fiebre tifoidea (con tasas por debajo de 0,1 por millón de habitantes).

Estos destacados logros han sido posibles gracias a la combinación de 3 factores clave. En primer lugar, la inmunización constituye claramente una prioridad para el Gobierno. El Programa Nacional de Vacunación fue creado en 1962, y desde entonces se ha extendido de 6 enfermedades previstas inicialmente a 13 enfermedades en todo el país. Este incremento es una muestra de los esfuerzos e inversiones del Gobierno para eliminar las enfermedades prevenibles por vacunación.

Este compromiso político para priorizar la inmunización se apoya en un sistema de salud descentralizado que garantiza la equidad en el acceso a la atención médica.

Desde principios de la década de 1990, los esfuerzos estratégicos en el sector de la salud se han dirigido hacia la construcción de un fuerte sistema de atención primaria de salud. Se han creado en cada comunidad consultorios del médico y la enfermera de la familia, que brindan atención médica personalizada a nivel de la comunidad a un grupo poblacional asignado - 120 familias como promedio -, un número que permite una estrecha relación entre el médico y su comunidad.

Los consultorios mantienen una historia clínica familiar actualizada con información sobre los aspectos sociales, económicos y ambientales de las familias. Esta información se utiliza para prevenir los riesgos, garantizar el diagnóstico precoz y la atención médica integral lo que permite promover acciones encaminadas a mejorar los conocimientos, comportamientos y prácticas relacionadas con la salud.

El Programa Nacional de Inmunización se incorpora plenamente a este sistema de atención primaria de la salud, apoyándose en los profesionales de esta especialidad. Así se asegura que todos los niños y niñas, incluso en las comunidades más remotas y de más difícil acceso, reciban las vacunas necesarias para protegerlos de enfermedades prevenibles por vacunación.

El éxito del Programa de Inmunización de Cuba también se debe a la participación activa de la comunidad. Organizaciones comunitarias, incluidos los grupos de estudiantes y mujeres, están participando en la implementación del programa. Las madres y los padres también juegan un papel fundamental en el seguimiento a la vacunación de sus hijos al llevarlos al área de salud para que reciban las vacunas requeridas.

Cuba hoy tiene como objetivo la introducción de nuevas vacunas en el Programa Nacional de Inmunización con miras a ampliar la prevención contra enfermedades como la neumonía, el virus de papiloma humano, la varicela y la hepatitis A.