Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU expresa preocupación por violencia en operaciones contra población Rohingya en Myanmar

Foto: OCHA
Burma.jpg (04 de septiembre, 2017) .- El Secretario General de la ONU, António Guterres, expresó en pasado primero de Septiembre, su gran preocupación por los reportes de uso de fuerza excesiva durante las operaciones de las autoridades de Myanmar en el estado de Rakhine, y llamó a la calma para evitar una catástrofe humanitaria.

El pasado 25 de agosto más de 20 puestos de policía fueron atacados con bombas caseras en atentados simultáneos en el estado de Rakhine que dejaron más de 70 policiales muertos. Los ataques fueron atribuidos a presuntos activistas musulmanes.

La autoridades reaccionaron con una serie de operaciones de seguridad, que llevaron a la huida de miles de personas de la comunidad Rohingya, según reporte de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, Yanghee Lee, declaró que "la situación humanitaria se está deteriorando rápidamente" y que le "preocupa que muchos miles de personas estén cada vez más expuestas a graves violaciones de sus derechos humanos."

"El empeoramiento del ciclo de violencia es motivo de gran preocupación y debe romperse con urgencia", aseveró.

El diario británico The Guardian reportó hoy lunes 4 de septiembre que muchas organizaciones no gubernamentales de ayuda se han quejado de que el gobierno de Myanmar ha restringido el acceso a la zona de conflicto.

El Secretario General de la ONU agradeció los esfuerzos del gobierno del vecino Bangladesh para atender las necesidades de los recién llegados a su frontera y alentó a las autoridades de este país a garantizar que los refugiados que lo dejaron todo para huir de la violencia, puedan beneficiarse del apoyo de las Naciones Unidas y sus socios.

Guterres recordó en un comunicado al gobierno de Myanmar su responsabilidad de proporcionar seguridad y asistencia a todas las personas necesitadas y de permitir a la ONU y otras organizaciones humanitarias de llevar su apoyo.

El jefe de la ONU aseguró que la situación que se vive en el estado de Rakhine debe ser abordada con enfoque a las causas de fondo de la violencia e instó a las autoridades a aplicar las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre Rakhine, liderada por el ex Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

Se estima que cerca de 1,1 millones de personas originarias de de Rohingya viven hoy en Myanmar. El gobierno del país se niega a concederles la ciudadanía y ha sido condenado por la comunidad internacional por su trato desfavorable a esta comunidad minoritaria.