Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Obtención del derecho de las mujeres a la tierra y la propiedad en Nepal

Foto cortesía de: OIM
Demographic-infographic.jpg (28 de junio de 2016).- Organismos de ayuda humanitaria, incluida la OIM, están prestando asistencia de emergencia a las personas desplazadas en el pueblo de Wau, Sudán del Sur, tras los intensos combates del 24 y 25 de junio.

La violencia ha exacerbado las necesidades existentes, dado que la inseguridad que impera desde finales de 2015 ha obligado a decenas de miles de personas a abandonar sus hogares y ha dejado a más de 100.000 personas en busca de protección y ayuda de emergencia.

El 26 de junio, la OIM envió un equipo de especialistas técnicos y operativos a Wau para ayudar en la coordinación y distribución de ayuda humanitaria. El equipo entregó suministros de salud y medicamentos. Además, en los próximos días se enviarán por vía aérea suministros adicionales de socorro.

Desde el 24 de junio, unas 12.000 personas han huido a la base de mantenimiento de la paz de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS por sus siglas en inglés) en Wau y se están refugiando en un área adyacente a la base. Hay otros miles de personas desplazadas que se acogen en centros colectivos en el pueblo.

"Estamos enfocados en la evaluación rápida de las necesidades y en la prestación de servicios de emergencia a las poblaciones desplazadas, sin importar el lugar donde se estén refugiando", indicó el Jefe de Operaciones de la OIM de Sudán del Sur, John McCue.

La OIM y los organismos de ayuda humanitaria están atendiendo las necesidades de salud, vivienda, agua, saneamiento y protección más urgentes de los desplazados internos en la base de la UNMISS y en el pueblo de Wau.

El 28 de junio, la OIM entregará kits de refugio de emergencia a 2.000 familias en la base de la UNMISS y en una iglesia cercana, así como a 400 familias que se albergan en la Cruz Roja de Sudán del Sur.

Las condiciones en materia de agua y saneamiento en la base sobrepoblada de la UNMISS son críticas. El personal ha instalado grifos es para aumentar el acceso al agua potable en la base; además, se dispone de los suministros necesarios para construir casi 100 letrinas.

El personal de salud también está estableciendo una clínica en la Cruz Roja de Sudán del Sur, un sitio sobrepoblado cuyos suministros médicos son limitados.

Desde finales de diciembre de 2015, muchos desplazados internos han informado sobre la violencia a gran escala y dirigida contra la población civil en Wau y zonas cercanas de Western Bahr el Ghazal.

Durante un ejercicio de verificación de la población que la OIM realizó en mayo, una mujer denunció haber presenciado tiroteos dirigidos a la población civil durante escaramuzas en Ngissa, al suroeste del pueblo de Wau, antes de decidirse a huir en enero de 2016. Muchas veces ella y su familia se escondieron en áreas remotas; se vieron obligados a abandonar su hogar sin sus pertenencias o con solo unas pocas.

Los organismos de ayuda están notando que la negociación del acceso a las áreas afectadas es cada vez más compleja en lo que de por sí es un entorno de trabajo complicado y remoto. La OIM está preocupada por los informes de ataques en Raja, al noroeste de Wau, a mediados de junio, así como por el posterior desplazamiento de la población civil, incluso a través de la frontera con Sudán.

Este año, la comunidad humanitaria se propone prestar asistencia de socorro a 5,1 millones de personas en Sudán del Sur. Hay millones de habitantes de Sudán del Sur que permanecen desplazados y que han agotado sus mecanismos de sobrevivencia desde que estalló el conflicto en el país en diciembre de 2013.

Con información de OIM