Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Violaciones, asesinatos y más incitación a la violencia en Burundi causan profunda preocupación a Naciones Unidas

Foto archivo: OHCHR

06-16-2015Rights_Chief.jpg

(18 de abril de 2017).- Este martes, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein externó su profunda preocupación por la ola de incitación a la violencia que se vive en Burundi en medio de marchas y mítines en las que jóvenes de las milicias Imbonerakure llaman a violar y a asesinar a oponentes.

Un video que circula por las redes sociales muestra un mitin en la provincia de Kirundo en donde más de cien miembros de las juventudes del partido gobernante en Burundi, las milicias conocidas como "Imbonerakure", repiten decenas de veces llamamientos a "dejar embarazadas a oponentes para que puedan parir a Imbonerakures".

La oficina de Derechos Humanos de la ONU considera que el comportamiento de estos jóvenes es sólo "la punta del iceberg", de la "campaña de terror" que se lleva a cabo en Burundi.

"Los grotescos coros sobre violaciones por parte de jóvenes de Imbonerakure en varias provincias burundesas alarman profundamente, sobre todo porque confirman lo que hemos oído de los que han huido de Burundi sobre una campaña de miedo y terror por parte de esta milicia organizada", aseguró Rupert Colville, el portavoz de la oficina en Ginebra.

Colville añadió que, aunque el partido gobernante CNDD-FDD ha condenado este incidente, funcionarios del gobierno han participado en manifestaciones similares en otros puntos del país.

La ONU ha recibido informaciones de graves violaciones de derechos humanos como "el uso sistemático de la tortura por parte de las fuerzas de seguridad" y redadas nocturnas de Imbonerakure en viviendas de personas que se niegan a sumarse al partido oficialista.

El alto comisionado señaló que hubo un importante aumento de las desapariciones forzosas entre noviembre de 2016 y marzo de 2017 y, en ese mismo periodo, se hallaron decenas de cuerpos sin identificar en varias partes del país.

Más de 400.000 personas han huido de Burundi en los últimos dos años y han denunciado extorsiones y amenazas de las milicias Imbonerakure.

El Alto Comisionado pidió al Gobierno de Burundi que garantice a la oficina acceso libre al país, para poder vigilar la situación de los derechos humanos y verificar de manera independiente las acusaciones de graves violaciones.

Con información del Centro de Noticias de la ONU