Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Más de 120 detenciones arbitrarias en protestas pacíficas en República Democrática del Congo

Foto:MONUSCO/Force
Kinshasa.jpg

(02 de agosto de 2017).- La República Democrática del Congo debía celebrar elecciones presidenciales el pasado 19 de diciembre. Tras los acuerdos del 31 de ese mismo mes, se estableció un calendario electoral que daba un plazo máximo de un año para convocar los comicios. Pero el calendario aún no se ha publicado y eso llevó a cientos de personas a protestar este lunes en las calles, exigiendo además poder acudir a las urnas antes de que acabe el año, como se acordó en diciembre.

A pesar de transcurrir de forma pacífica, la policía dispersó a tiros a los manifestantes en Kisangani y Bukavu, dejando tres heridos, y se registraron más de 120 detenciones arbitrarias documentadas por la ONU en ciudades como Kinshasa, la capital, Goma y Beni. Entre los detenidos figuran ocho trabajadores de medios de comunicación, incluidos un periodista de Radio Okapi, emisora impulsada por Naciones Unidas, y dos reporteros extranjeros que fueron liberados gracias a la intervención de la MONUSCO, la Misión de la ONU en el país.

En este contexto, el representante especial del Secretario General para la República Democrática del Congo se dijo preocupado por las restricciones impuestas a las manifestaciones pacíficas, por los arrestos contra personas que desean expresar sus opiniones políticas y por que se tenga a los periodistas en el punto de mira y se les confisque su material.

Maman Sidikou, también jefe de la MONUSCO, llamó a las autoridades nacionales y locales a respetar plenamente las libertadas y derechos fundamentales establecidos en la Constitución congolesa y subrayó la necesidad de que todas las partes, independientemente de su afiliación política, se abstengan de realizar cualquier acción que pueda incrementar la tensión y polarizar aún más la situación.

Sidikou recordó que el respeto de los derechos humanos y el compromiso de todas las partes con el diálogo, son esenciales para crear una atmósfera que permita poner en práctica el acuerdo del 31 de diciembre y la celebración de elecciones pacíficas y creíbles.

Con información del Centro de Noticias de la ONU