Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

El Gobierno de Nigeria y WFP aumentan la asistencia a la población que sufre la violencia de Boko Haram

Foto cortesía de: WFP/Marco Frattini
Captu.JPG (24 de mayo de 2016).- Bajo el liderazgo del Gobierno de Nigeria, el Programa Mundial de Alimentos de LAS Naciones Unidas (WFP por sus siglas en inglés) amplía su asistencia a 430,000 personas en el noreste de Nigeria, donde la violencia de Boko Haram ha desembocado en una de las crisis humanitarias más graves y olvidadas del mundo.

"A medida que la zona es más accesible y que colectivamente desarrollamos un entendimiento más definido de lo que necesita la población, WFP está trabajando con el Gobierno y otras agencias como UNICEF para atender de manera urgente a las personas más vulnerables," declaró la Directora Ejecutiva de WFP, Ertharin Cousin.

"Estamos trabajando en un entorno muy complejo. Es una carrera a contrarreloj ya que se acerca el periodo de carestía y de lluvias. Sabemos que a no ser que actuemos rápido y ahora, el hambre se intensificará en los próximos meses," añadió Cousin en la Cumbre Humanitaria Mundial en Estambul.

"Debido a merma de las cosechas por los devastadores efectos de la sequía y la suspensión de la producción de cultivos en muchos distritos agrícolas, los suministros de alimentos son terriblemente bajos. Nos enfrentamos a varias limitaciones cuando preparamos provisiones para nuestras menguantes reservas de alimentos," señaló el gobernador del estado de Borno, Kashim Shettima.

Los recientes análisis conjuntas del Gobierno y la ONU muestran que en las zonas más afectadas algunos factores - como un pobre saneamiento, la prevalencia de enfermedades y la falta de acceso a alimentos, agua y servicios de salud - son coincidentes y podrían desencadenar una situación similar a la hambruna si la asistencia no se proporciona de manera urgente.

Casi 2,5 millones de personas sufren hambre en el noreste de Nigeria. Más de 800,000 personas necesitan asistencia alimentaria urgentemente en los estados de Borno y Yobe.

WFP proporcionará asistencia en forma de alimentos y dinero a 431,000 personas, incluyendo alimentos nutritivos especializados para 64,000 niños menores de dos años en riesgo de malnutrición en Borno y Yobe, que son los estados más afectados por la violencia. Esto complementará los esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno y otros socios para proporcionar asistencia humanitaria a todos los que lo necesitan.

"Ahora estamos trabajando a pleno rendimiento para cubrir la gran cantidad de necesidades y esperamos que nuestra colaboración con WFP y otros socios suponga el final de esta grave inseguridad alimentaria. Además de la movilización de apoyo financiero consolidado para cubrir las necesidades actuales, también se necesitan estrategias de desarrollo sostenible para acabar con las necesidades adecuadamente," declaró Shettima.

Las personas más vulnerables en el noreste de Nigeria continuarán necesitando asistencia porque han sido apartados de sus tierras durante tres años consecutivos, y es probable que la producción alimentaria de este año se vuelva a interrumpir.

Según los análisis de mercado de WFP, los precios de los alimentos de primera necesidad han aumentado en un 50-100 por ciento en algunas zonas del estado de Borno desde comienzos de año, y los mercados están limitados por la inseguridad y las restricciones comerciales causadas por el conflicto.

Algunas zonas del noreste son inaccesibles para la entrega de asistencia humanitaria debido a la inseguridad. Hay muy pocos datos disponibles sobre las condiciones de las personas que viven en esas zonas.

"Con el Gobierno y otros socios, WFP está haciendo todo lo que puede para reunir datos y así entender mejor las necesidades que puede haber. Estamos ampliando la cobertura de las encuestas por teléfonos móviles a 6,000 hogares, y estamos analizando imágenes de satélite para entender la situación de las familias y priorizar las zonas que van a recibir asistencia enseguida," señaló Cousin.

En lugares de los estados de Borno y Yobe donde los mercados aún funcionan, WFP pretende proporcionar asistencia con dinero a 267,000 personas durante seis meses para que puedan comprar alimentos. Esta iniciativa también ayudará a fortalecer las economías locales.

WFP comenzó a proporcionar dinero a través de teléfonos móviles a personas desplazadas y comunidades de acogida en la zona de Maiduguri en marzo. Hasta la fecha, más de 20,000 personas han recibido este tipo de asistencia en Borno y Yobe. Otras 17,600 personas están registradas y se les proporcionará asistencia en los próximos días.

WFP proporcionará asistencia alimentaria en especie a 150,000 personas en zonas donde no funcionan los mercados. La cesta de alimentos cubre los requisitos de una dieta nutritiva y equilibrada.

Para responder a las necesidades urgentes, WFP ha distribuido desde finales de abril comida altamente nutritiva lista para el consumo a 6,300 niños de menos de dos años en riesgo de malnutrición en Maiduguri. Hasta la fecha, se han enviado 20 toneladas -suficiente para 14,500 niños - a 14 emplazamientos para desplazados en el estado de Borno.

Para la asistencia a través de teléfonos móviles, la plataforma de registro e información para los desplazados internos llamada SCOPE, desarrollada por WFP e instalada junto al Gobierno y la Organización Internacional para las Migraciones para ayudar a proporcionar tanto alimentos como otros servicios vitales, como un análisis nutricional de las mujeres embarazadas y lactantes y niños menores de cinco años.

Con el Gobierno, UNICEF y otros socios, WFP hará análisis de nutrición y ayudará a proteger a los niños contra la malnutrición a la vez que distribuye alimentos y dinero.

El Servicio Aéreo Humanitario de las Naciones Unidas (UNHAS) gestionado por WFP transporta a los trabajadores humanitarios en el noreste de Nigeria. Desde agosto de 2015, UNHAS transportó a 4,400 pasajeros de 54 organizaciones humanitarias, y cerca de 20 toneladas de cargamento humanitario.

WFP ha apoyado a las agencias de emergencias nacionales y estatales y los socios humanitarios en la ayuda a las personas desplazadas por el conflicto con Boko Haram en Nigeria desde mayo de 2015, y está aumentando su asistencia a petición del Gobierno en respuesta a las crecientes necesidades.

WFP necesita 21 millones de dólares para sus operaciones en el noreste de Nigeria en 2016. Hasta la fecha Canadá, Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, han proporcionado 3,7 millones de dólares.

Con información de PMA