Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

CPI ordena a responsable de la destrucción de Timbuktu pagar por la reparación de los daños

Foto: CPI
08-22-2016CriminalCourt.jpg (17 de agosto de 2017).- La Corte Penal Internacional (CPI) ordenó hoy al responsable de comandar la destrucción de varios monumentos en Timbuktu, Mali, que pague 2,7 millones de euros para su reconstrucción.

Ahmad al-Faqi al-Mahdi, que se declaró culpable y pidió disculpas durante el juicio en agosto de 2016, fue condenado a nueve años de cárcel por dirigir los ataques a diez mausoleos y sitios religiosos en esa ciudad maliense en junio y julio de 2012.

Al-Mahdi es la primera persona procesada en la historia por cargos de ataques al patrimonio cultural.

La Corte subrayó la importancia del patrimonio cultural y subrayó que el simbolismo e historia de Timbuktu son únicos y tienen un gran valor sentimental para los malienses.

"Su destrucción implica un mensaje de terror y desamparo, arruina parte de la memoria común de la humanidad y de la conciencia colectiva e impide que la humanidad transmita sus valores y conocimientos a las generaciones futuras", señaló la CPI en su veredicto.

La Corte ordenó reparaciones para tres categorías de daños: edificios religiosos, las pérdidas económicas que conlleva la destrucción y los daños morales a la comunidad.

Además, la indemnización debe abarcar medidas simbólicas como un monumento a la memoria, una ceremonia de perdón y el reconocimiento público del daño moral infligido a los habitantes de Timbuktu.

La sentencia también dispone que se otorguen compensaciones individuales a las personas cuyos ingresos dependían exclusivamente de los edificios destruidos o cuyos ancestros hubieran estado enterrados en alguno de los sitios destruidos.

Los monumentos dañados fueron construidos en el siglo XIV, cuando Timbuktu era un centro importante de comercio y religioso para los sufistas. El sitio forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Comandados por al-Mahdi, los extremistas de la agrupación Ansar Al Din utilizaron bulldozers para atacar los mausoleos y la mezquita y madraza de Sidi Yahya, erigidas en el siglo XV.

Con información del Centro de Noticias de la ONU