Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Nota radio: A pesar de los avances, México tiene muchos retos para proteger a los defensores de los derechos humanos, dice Relator de la ONU

(24 de enero de 2017).- A pesar de los importantes avances en materia de derechos humanos, México tiene muchos retos para proteger a las personas defensoras de las garantías fundamentales, advirtió el Relator Especial de la ONU en la materia.

En entrevista Michel Forst afirmó que la impunidad y la falta de voluntad política son los principales desafíos que tiene el gobierno mexicano en la materia.

"La tasa de impunidad es muy alta ya que es de casi 100% de los casos. Esto muestra que algo no está funcionando en el sistema legal, en el Estado de derecho y en la aplicación de la justicia", alertó.

El Relator concluyó este martes su primera visita oficial al país realizada a petición del Gobierno de México. Durante su misión de nueve días, viajó a los estados de Chihuahua, Guerrero y Oaxaca y se reunió con 600 defensores de derechos humanos de 20 estados.

Forst indicó que en todas sus reuniones el diagnóstico fue el mismo cual sea el estado donde provienen los defensores.

"Hay ataques contra los defensores en todos los niveles. Lo más alarmante son las campañas de difamación contra estas personas al acusarlas de estar ligadas al narcotráfico y de beneficiar de fondos extranjeros", explicó.

El Relator comentó que los defensores no son enemigos del Estado, sino agentes de desarrollo, que protegen a los más pobres, a las comunidades indígenas y LGBTI y los derechos sexuales y reproductivos.

"Son agentes positivos que tratan de impulsar un cambio en el estado y se enfrentan a campañas de difamación a todos los niveles", dijo.

Señaló que las personas más vulnerables, particularmente las comunidades indígenas, son las más amenazadas. Estas personas no son consultadas al momento de autorizar la instalación de empresas internacionales en su región.

Michel Forst confesó que lo que más le llamó la atención durante su visita a México es el importante número de casos en los que se mencionan la implicación del ejército, lo cual representa para él una señal preocupante.

"El ejército debe quedarse en los cuarteles. Puede intervenir en los casos de estado de emergencia, pero darle al ejército la responsabilidad de mantener el orden público, es decir, el rol de la policía, me parece peligroso. Me preocupa también que haya un proyecto de ley sobre la seguridad nacional que autorizaría oficialmente al ejército tomar las calles y jugar el papel de policía nacional, lo cual me parece peligroso", comentó.

La falta de voluntad política para combatir la impunidad es uno de los principales retos de México, comentó el Relator Forst.

"Si no hay voluntad política al más alto nivel del Estado, esto no va a cambiar porque la población, el ejército, la policía en todos los niveles y la justicia no emprenderán la voluntad de cambio. Como la impunidad es la norma, si no sienten que haya una voluntad de atacarse a la impunidad desde el más alto nivel del Estado, nada cambiará", aseguró.

No obstante, señaló que en el país hay avances y progresos importantes especialmente en el plan legal que ya incluyen varias leyes para proteger a los periodistas y defensores de los derechos humanos.

El hecho de que el gobierno mexicano ya reconoció públicamente el rol positivo de los defensores de los derechos humanos para luchar contra la impunidad es una buena señal para el futuro del país en materia de derechos humanos, concluyó el Relator Forst.

Producción: Pierre-Marc René
Duración: 3'04'

Descargar audio (mp3, 3.7 MB)