regresar
 

Según el Informe sobre las inversiones en el mundo, la inversión de IED en América Latina y El Caribe aumentó 6% en 2013

  • En el Informe de las Inversiones en el Mundo 2014 (WIR, por sus siglas en inglés), que lleva por título "Invertir en los ODS: un plan de acción", se insta a los gobiernos a involucrarse en un plan de acción mundial para impulsar el rol de los negocios en el alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El documento fue presentado, desde Ginebra, Suiza, el 24 de junio de 2014 por las expertas de la División de Inversión de Empresa de la UNCTAD, Noelia García Nebra y Stephania Bonilla-Féret. Ellas comentaron sobre América Latina y el Caribe que las corrientes de inversión extranjera directa (IED) hacia esta región (excluidos los centros financieros extraterritoriales) aumentaron un 6% en 2013, hasta alcanzar los 182,000 millones de dólares de los Estados Unidos, como resultado de la combinación de un incremento del 64% de las corrientes de IED hacia América Central y el Caribe y el descenso del 6% de la IED hacia América del Sur, por un monto de 133,000 millones de dólares.

Uno de los principales países receptores de América del Sur, Brasil, registró una ligera disminución global del 2%, mientras que en Chile y Argentina se redujeron en un 29% (20,000 millones de dólares) y un 25% (9,000 millones de dólares), respectivamente, debido a la disminución de la IED en el sector minero.

En el Informe se puede percibir que la IED alcanzó un auge de 14% en los países menos adelantados.

Por su parte, Asia sigue siendo la región del mundo que más IED recibe, con cerca del 30% de las corrientes de IED mundiales. El total de las entradas de IED recibidas por los países asiáticos en desarrollo (salvo los de Asia Occidental) alcanzó los 382,000 millones de dólares en 2013, un 4% más que en 2012.

Motivaciones del WIR 2014

Los ODS son formulados por la ONU en conjunto con diversos actores. Entre algunos de los objetivos destacan: la reducción de la pobreza, la inclusión social y la toma de medidas para combatir el cambio climático. También pretenden suceder a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para de esa forma darle continuidad a la procuración del desarrollo sostenible mundial más allá del 2015, fecha límite para cumplir los ODM.

Asimismo, ofrece también una serie de herramientas de discusión para alcanzar los ODS, en cooperación, principalmente, con el sector privado.

Las contribuciones del sector público son indispensables para el alcance de los ODS. Sin embargo, éstos no podrían alcanzarse sin las contribuciones del sector privado.