regresar
 

Reunión de alto nivel: promoción y protección de los derechos de las mujeres trabajadoras migrantes del mundo.

Alianzas para la migración y el desarrollo humano: Prosperidad compartida - Responsabilidad compartidaUna consulta de alto nivel previa al GFMD IV (FMMD IV)Ciudad de México, México, 7-y 8 de septiembre, 2010

El Gobierno de México, en colaboración con UNIFEM (de ONU Mujeres) está organizando una consulta previa al FMMD IV, con el título: "La promoción y protección de los derechos de las mujeres trabajadoras migrantes del mundo. Alianzas para la migración y el desarrollo humano: Prosperidad compartida - Responsabilidad compartida."

Entre las diversas innovaciones importantes que México ha introducido, se encuentra una sesión de Mesa redonda sobre Género, migración y familia. Éste tema es fundamental, por varias razones: la migración creciente de las mujeres y la naturaleza de su migración; la mayor demanda de mujeres migrantes que trabajen como cuidadoras en los países de destino; las violaciones a sus derechos que sufren en las diversas etapas del proceso migratorio, incluyendo los costos de la migración indocumentada, que son más elevados para las mujeres que para los hombres, el acoso sexual y la violación; la aportación de las migrantes a sus países de origen y de destino a pesar de la discriminación específica de género y los retos que enfrentan; y las experiencias positivas de muchas de ellas que pueden contribuir a una respuesta oficial informada en materia de migración.

Para dar un ejemplo, la migración al extranjero en busca de trabajo se ha convertido en un rasgo estructural de largo plazo de muchos países en muchas de las regiones del mundo. Las mujeres constituyen casi el 50% de la fuerza laboral que migra al extranjero en Asia, América Latina y otras partes del mundo, y en algunos países de estas regiones la proporción de mujeres rebasa la de migrantes de sexo masculino. Las mujeres están emigrando en forma independiente por cortos períodos de tiempo, mayormente como una estrategia de supervivencia familiar, ya sea a través de agencias de contratación privadas bien organizadas y poderosas, o de redes sociales informales - siendo conocidas ambas (no siempre) por explotar a las mujeres.

El mayor número de trabajadoras migrantes, contratadas habitualmente para labores que se consideran específicas de mujeres en los sectores formal e informal de manufactura y servicios, se concentran en el extremo inferior de la jerarquía laboral dentro del trabajo doméstico y como cuidadoras, así como en la industria hotelera, donde con demasiada frecuencia son víctimas de violaciones de sus derechos humanos.

Aun cuando los flujos comerciales y de capital han sido liberalizados, persisten las barreras para el flujo transnacional de personas, en especial de mujeres, en forma de políticas restrictivas para la emigración y la inmigración. Un ejemplo de ello son las prohibiciones absolutas o específicas por edad, ocupación o país de origen para la migración femenina al exterior. Lo anterior no hace sino exacerbar el tráfico de personas, en su mayoría de mujeres, niños y niñas, que sufren graves violaciones de sus derechos humanos. No obstante, cabe señalar que también se violan los derechos humanos de un gran número de migrantes legales pobres, en especial mujeres.

pdf
nota-concept.pdf
Tipo: Adobe Acrobat (PDF)
pdf
medios-apertura.pdf
Tipo: Adobe Acrobat (PDF)