regresar
 

El rostro del cambio climático

La Madre Tierra es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos. Por ejemplo, en Bolivia la llaman «Pacha Mama» y nuestros ancestros en Nicaragua se referían a ella como «Tonantzin».

La proclamación del 22 de abril como Día Internacional de la Madre Tierra supone el reconocimiento de que la Tierra y sus ecosistemas nos proporcionan la vida y el sustento a lo largo de nuestra existencia. También supone reconocer la responsabilidad que nos corresponde, como se expone en la Declaración de Río de 1992, de promover la armonía con la naturaleza y la Tierra a fin de alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras.

Reconociendo que la Madre Tierra refleja la interdependencia que existe entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos, la Asamblea General declaró el 22 de abril como Día Internacional de la Madre Tierra para destacar la necesidad de ayudar a mejorar las vidas de los niños y los adultos que sufren del desorden para que puedan llevar una vida plena y significativa.

La Madre Tierra, nuestro único hogar, está bajo presión. Cada vez le exigimos más sin que ello esté justificado. Durante la historia de la humanidad hemos dependido de los recursos de la naturaleza para nuestro sustento, bienestar y desarrollo. A menudo hemos retirado capital de la naturaleza sin devolverlo. Ahora empezamos a ver las consecuencias de no haber protegido nuestra inversión.

El cambio climático y el agotamiento de la capa de ozono son los ejemplos más evidentes. La diversidad biológica, la increíble variedad de formas de vida terrestre que nos sustentan, se está reduciendo rápidamente. El agua dulce y los recursos marinos están cada vez más contaminados; los suelos y los recursos pesqueros antes tan fértiles se están volviendo estériles.

La sostenibilidad del medio ambiente (la buena gestión de los recursos de la Madre Tierra) es uno de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio aprobado hace un decenio por los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Sin una base ambiental sostenible tendremos pocas probabilidades de conseguir nuestros objetivos de reducir la pobreza y el hambre y mejorar la salud y el bienestar de los seres humanos. Por estas y otras razones, la Asamblea General ha decidido que el 22 de abril de todos los años se observe el Día Internacional de la Madre Tierra.

Para celebrar el Día Internacional de la Madre Tierra, se han recogido en todo el mundo imágenes de personas, animales y lugares directamente afectados o amenazados por el cambio climático, así como imágenes de personas esforzándose para hacer algo al respecto.

Ver la galería