regresar
 

Mensajeros de la Paz

Los Mensajeros de la Paz de Naciones Unidas son personas distinguidas, seleccionados cuidadosamente de los campos de las artes, la literatura, la ciencia, los espectáculos, los deportes y otras esferas de la vida pública, quienes han aceptado centrar la atención del mundo en la labor de la Organización.

Respaldados por el más alto honor que pueda conferir el Secretario General a un ciudadano del mundo por un período inicial de dos años, esas prominentes personalidades contribuyen su tiempo, talento y pasión para crear conciencia de las actividades que llevan a cabo las Naciones Unidas a fin de mejorar las vidas de miles de millones de personas en todo el mundo.

Mediante sus presentaciones en público, contactos con los medios de comunicación internacionales y labor humanitaria, los Mensajeros de la Paz ayudan a lograr una mejor comprensión de cómo los ideales y objetivos de la Organización exigen la atención de todos.

Desde el inicio del programa hace ya casi un decenio, más de una docena de personalidades célebres han tenido la gentileza de prestar su nombre, reputación y energía para motivar a las personas a que exijan un mundo donde haya más paz.

paz.jpg

¿Cómo son seleccionados los Mensajeros de la Paz?

El cuidado que se ejerce a la hora de seleccionar a figuras públicas destacadas para que se desempeñen como Mensajeros de la Paz o Embajadores de Buena Voluntad y la existencia de rigurosos criterios de selección garantizan que se seleccionen personas de integridad que demuestran el compromiso y la capacidad necesarios para llegar a una audiencia mundial.

En última instancia, compete al Secretario General de las Naciones Unidas la decisión de nombrar a un Mensajero de la Paz, cuando corresponda.

¿Qué diferencia existe entre un Mensajero de la Paz y un Embajador de Buena Voluntad?

El Secretario General de las Naciones Unidas nombra a los Mensajeros de la Paz, mientras que los Embajadores de Buena Voluntad son nombrados por los jefes de los fondos, programas y organismos especializados de la Organización, como por ejemplo el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Posteriormente, el Secretario General da su visto bueno a los Embajadores de Buena Voluntad.