regresar
 

¿En qué consiste 30-20-30?

  • ¿Por qué las y los jóvenes son sujetos de derechos y agentes de cambio?

Las y los adolescentes y jóvenes son agentes de cambio porque son actores centrales de su propio desarrollo y si cuentan con las condiciones necesarias para desarrollar su pleno potencial, pueden transformar su realidad, y las realidades de sus familias, ciudades, países, y de la nueva agenda de desarrollo.

Las y los adolescentes y jóvenes deben ser reconocidos como sujetos de derechos, el mundo no cambiará, por mucho que lo intentemos, si las juventudes no pueden ejercer sus derechos humanos.

Si bien es cierto que las y los jóvenes serán los principales impulsores del cambio en las décadas venideras, no deberíamos olvidar que es preciso realizar la mayoría de las inversiones en el aquí y el ahora para proteger los derechos fundamentales de la gente joven, asegurándose que existen las siguientes garantías:

  • El reconocimiento de las y los adolescentes y jóvenes como sujetos de derechos y agentes de cambio es un asunto de derechos humanos. No hacerlo implica la negación de su persona y una falta a las obligaciones que los garantes de sus derechos tienen.
  • Estos derechos de las y los adolescentes y jóvenes deben ser garantizados en todos los ámbitos y a todas las edades, asegurándose que ellas y ellos puedan tener un entorno que favorezca su participación y que les permita sentirse, y vivirse, incluidos en la sociedad de la que forman parte.
  • La garantía para el pleno ejercicio de dichos derechos es una obligación que tanto los gobiernos como las agencias internacionales estamos llamados a promover en el marco de los distintos instrumentos internacionales suscritos por el Estado Mexicano.

Las y los adolescentes y jóvenes son cruciales en la realización de la nueva agenda global de desarrollo. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible no lo serán si no involucran plenamente a las y los adolescentes y jóvenes y sus necesidades. Quienes se verán más beneficiados o afectados por la consecución o no de la nueva agenda de desarrollo a nivel global es la generación actual de adolescentes y jóvenes. Los gobiernos no pueden dejar de pasar esta oportunidad.

Las actividades que integrarán la iniciativa "30-20-30" se dividirán en 3 componentes: Académico, Cultural y de Políticas Públicas.

  • Componente Académico integra las actividades que buscan generar la reflexión y discusión acerca de las realidades juveniles, así como su estudio y análisis (mesas redondas, seminarios, conferencias y encuentros académicos entre otros).
    A través de este componente, se analizará, investigará y discutirá qué impide que las y los adolescentes y jóvenes puedan acceder y ejercer plenamente sus derechos. En efecto, en un mundo en el que prevalecen las preocupaciones de los adultos, donde existe discriminación por edad, criminalización de las juventudes y violencia dirigidas hacia ellas, incluida la violencia contra las mujeres jóvenes y las niñas, la posibilidad de que la población joven pueda desarrollarse plenamente y desencadenar el potencial transformador con el que cuenta está en riesgo.
  • El Componente Cultural integra actividades que buscan visibilizar las realidades y expresiones culturales juveniles (conciertos, mesas literarias, exposiciones, ciclos de cine, cortometraje, teatro, danza, exposiciones plásticas y performances).
    La creación de entornos para que adolescentes y jóvenes puedan desarrollarse y expresarse plenamente no debe ser interpretado como una concesión, es un derecho con el que cuentan las y los jóvenes. El arte puede ser una herramienta a través de las cuales adolescentes y jóvenes ejercen su derecho a participar. Es un elemento que pueda aportar a la democratización y transformación social. Reconocer plenamente a las y los jóvenes como sujetos de derecho implica conocer y reconocer sus identidades y formas de expresión, promoverlas y fortalecerlas.
  • El Componente de Políticas Públicas integra las actividades que tienen por objeto discutir las políticas públicas en materia de juventud, integrar la participación juvenil en las mismas o promover la incidencia y reflexión alrededor de las mismas (encuentros, seminarios, paneles y conferencias, ejercicios de promoción de buenas prácticas o presentaciones de sitios o publicaciones).
    El aprovechamiento óptimo del potencial de las y los adolescentes y jóvenes se podrá obtener solo en un contexto de igualdad de oportunidades, para lo cual es necesario cerrar las brechas de desigualdad que se presentan en diferentes contextos, desde aquéllas determinadas por los contextos de pobreza o exclusión, hasta las que se presentan como discriminatorias a partir de la condición socioeconómica, urbano o rural, de género, etnia, salud, orientación sexual, nacionalidad, estatus migratorio o incluso por la misma edad.
    Para que una iniciativa reconozca verdaderamente a las y los adolescentes y jóvenes como sujetos de derecho mínimamente debe generar mecanismos efectivos de participación en el diseño e implementación de la misma. Participar en la toma de decisiones sobre algo que afecta sus vidas es un derecho, no una concesión.

Desde su planteamiento y durante su implementación las actividades promoverán el respeto de los derechos humanos, la no discriminación y exclusión bajo ninguna índole, un fuerte compromiso con la promoción de la igualdad de género, así como la participación juvenil, es decir, promover la participación activa y sustantiva de adolescentes y jóvenes.

Para promover el reconocimiento de las y los adolescentes y jóvenes como sujetos de derechos y agentes de cambio, es fundamental:

  • Visibilizar a adolescentes y jóvenes como sujetos de derecho y agentes de cambio.
  • Promover la reflexión y discusión alrededor de las diferentes problemáticas y retos que aquejan a las juventudes en el país, las respuestas que se han planteado desde las políticas públicas y desde las propias juventudes.
  • Apoyar a las organizaciones que trabajan con, para y por las y los jóvenes (incluidos adolescentes), particularmente aquellas dirigidas e integradas por personas jóvenes, para la visibilización de sus contribuciones para la exigencia y acceso al ejercicio de sus derechos.
  • Sensibilizar a medios de comunicación y asistentes a las diferentes actividades desarrolladas para promover un mejor entendimiento de las desigualdades y necesidades que viven las juventudes del país, así como de la importancia de su atención y el potencial rol transformador con el que cuentan.
  • Promover la interacción entre adolescentes y jóvenes, organizaciones e instituciones para el intercambio de conocimiento y la promoción de redes de intercambio.