regresar
 

Frenar esta amenaza transnacional representa uno de los mayores retos a nivel global para la comunidad internacional

UNODC presentó el 16 de julio de 2012 una nueva campaña global de concienciación que hace énfasis en el tamaño, los costes económicos y sociales del crimen organizado trasnacional.

Los temas específicos que se abordan son: la trata de personas, el tráfico ilícito de migrantes, las falsificaciones, las drogas ilícitas, el delito medioambiental y las armas ilegales, y un análisis detallado de los principales crímenes y delitos actuales.

Las redes del crimen organizado obtienen ingresos anuales de hasta 870 mil millones de dólares, a través de la venta de mercancías ilegales. Además de estas cifras, el coste humano asociado al crimen organizado transnacional es también un asunto de gran preocupación, puesto que cada año se pierden innumerables vidas. Los problemas de salud y la violencia asociados a las drogas, las muertes por arma de fuego y la carencia de escrúpulos por parte de los tratantes de personas y los traficantes de migrantes son parte de ello. Millones de personas se ven afectadas cada año como resultado de las actividades de los grupos de crimen organizado, en las que las víctimas de la trata de personas se cifran en 2.4 millones anuales.

La campaña liderada por la UNODC también muestra que, a pesar de ser una amenaza global, los efectos del crimen organizado transnacional se perciben a nivel local. Los grupos criminales pueden desestabilizar países y regiones enteras, minando la asistencia al desarrollo en determinadas áreas e incrementando la corrupción interna, la extorsión, la asociación ilícita y la violencia.

"El crimen organizado transnacional está presente en cada región y en cada país alrededor del mundo. Frenar esta amenaza transnacional representa uno de los mayores retos a nivel global para la comunidad internacional", dijo el Director Ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov.

Se pretende que los medios de comunicación utilicen la campaña para evidenciar cómo los criminales debilitan las sociedades y causan dolor y sufrimiento tanto a individuos como a comunidades.