regresar
 

video

Los productos falsificados generan más de $250 mil millones al año para el crimen organizado, y la compra de éstos podría estar financiando otras formas más siniestras de delincuencia organizada.

Los productos falsificados no sólo plantean problemas éticos tales como la explotación laboral y la degradación medioambiental, sino que pueden ser dañinos y perjudicar tu propia salud. El nuevo anuncio de servicio público de UNODC -- 'Mira más allá'-- te invita a considerar las consecuencias éticas, a menudo insospechadas, de consumir productos falsificados.