regresar
 

Prevención y tratamiento: clave para aliviar los costos económicos y sociales del uso indebido de drogas

El uso indebido de drogas afecta a numerosos ámbitos, entre ellos la salud, la seguridad pública, la delincuencia, la productividad y la gobernanza. Si bien es difícil calcular el costo total real en dólares de los Estados Unidos del uso indebido de drogas en todo el mundo debido a la escasez de datos, para diseñar políticas que reduzcan el costo económico del uso indebido de drogas es necesario saber a cuánto asciende.

La JIFE destaca que la prevención y el tratamiento de la drogodependencia son algunas de las respuestas más eficaces para contrarrestar las consecuencias económicas del uso indebido de drogas. La mayoría de los estudios realizados muestran que, por cada dólar que se gasta, un buen programa de prevención puede ahorrar a los gobiernos hasta 10 dólares en futuros gastos; por consiguiente, las inversiones de los gobiernos en programas de prevención, tratamiento y rehabilitación y sus sistemas de control reglamentario deben mantenerse, incluso en tiempos de
austeridad financiera. Si bien los costos y consecuencias pueden variar considerablemente de una región geográfica a otra, la JIFE, en sus recomendaciones, insta a los gobiernos de todos los países a que incorporen políticas e iniciativas contra el tráfico de drogas en sus programas nacionales, teniendo presente el principio de la responsabilidad compartida y el objetivo fundamental de fortalecer las instituciones a todos los niveles de gobierno.

El informe anual de la JIFE correspondiente a 2013 marca un hito especial al tratarse del 45º informe anual de la Junta desde su constitución en 1968 de conformidad con la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Desde entonces han surgido enormes dificultades y se han desplegado considerables esfuerzos para hacer frente al problema mundial de las drogas. La adhesión prácticamente universal a los tres tratados de fiscalización internacional de drogas refleja la convicción de que la labor mundial de lucha contra el problema de las drogas debe unificarse y basarse en el principio de la responsabilidad compartida.

Este año el informe dedica especial atención a las consecuencias económicas del uso indebido de drogas, tema muy oportuno en tiempos de austeridad financiera. Presenta pruebas de la magnitud de los costos económicos y sociales del uso indebido de drogas en los ámbitos de la salud, la seguridad pública, la delincuencia, la productividad y la gobernanza. También insta a los gobiernos e instituciones a que sumen esfuerzos para ejecutar políticas de prevención y programas de tratamiento eficaces en función del costo.

En la presentación se contó con la participación de:

• Antonio L. Mazzitelli, Representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para México.
• Alejandro Mohar, Miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes.
• José Villalpando Casas, Director General del Programa en Adicciones, Comisión Nacional contra las Adicciones.
• Xiuh Tenorio Antiga, Director General de Participación Ciudadana para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, Secretaría de Gobernación.
• Carmen Fernández, Directora de los Centros de Integración Juvenil.
• Gerardo Isaac Morales Tenorio, Director General Adjunto para Retos al Desarrollo, Secretaría de Relaciones Exteriores.