regresar
 

Hagamos una inversión en nuestro futuro común ayudando a las personas a superar la pobreza para que puedan, a su vez, ayudar a transformar nuestro mundo.

La pobreza es fácil de denunciar, pero difícil de combatir. Los que padecen hambre, penurias e indignidad necesitan algo más que palabras de consuelo; necesitan apoyo concreto.

El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza se celebra cada año desde 1993. La Asamblea General de las Naciones Unidas (A/RES/47/196), marcó este día para concienciar al mundo sobre la necesidad de erradicar la pobreza y la indigencia en todos los países. Este objetivo es un elemento fundamental del programa de desarrollo de las Naciones Unidas.

El Segundo Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (2008 - 2017), cuyo tema es: «El pleno empleo y trabajo decente para todos» plantea un marco importante para que los Estados Miembros y las Naciones Unidas pueden reflexionar sobre las prioridades mundiales de empleo y trabajo decente para la erradicación de la pobreza.

En la Cumbre del Milenio, los jefes de estado y de gobierno, se comprometieron a reducir a la mitad, hasta el año 2015, el número de personas que viven en situación de extrema pobreza, con menos de $1.25 dólares diarios.

A pesar de estos progresos importantes, sigue habiendo muchos problemas por resolver. Por ello, la con-memoración de 2012 se centrará en el tema «Poner fin a la violencia de la pobreza extrema: promocionar el empoderamiento y consolidar la paz». El propósito de este día es iniciar un diálogo permanente a todos los niveles sobre esta cuestión.

Este año conmemoramos el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza en un clima de austeridad económica en muchos países. En un momento en que los gobiernos se debaten para equilibrar sus presupuestos, la financiación de las medidas de lucha contra la pobreza corre peligro. Pero este es precisamente el momento de proporcionar a los pobres el acceso a los servicios sociales, la seguridad económica, el trabajo decente y la protección social. Solo entonces podremos construir sociedades más fuertes y prósperas y no equilibrando los presupuestos a expensas de los pobres.

La extrema pobreza perpetúa un círculo de violencia y discriminación que amenaza los derechos humanos de las mujeres y los niños. Destruye la vida y el espíritu de las personas, mata a más niños, jóvenes y adul-tos que cualquier guerra. Cada día, las personas que viven en la extrema pobreza deben luchar por conse-guir alimentos, vivienda y acceso a los servicios esenciales. Soportan condiciones de trabajo peligrosas y vivir en circunstancias precarias e inseguras.

La conmemoración 2012 se llevará a cabo el 17 de octubre, de las 13.15 a las 14.30 horas, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Además, a partir del 15 de octubre, el público puede unirse al sistema de las Naciones Unidas y la sociedad civil en una campaña en los medios sociales bajo el "hashtag" #EndPoverty. Una forma de contribuir a concienciar al mundo sobre este problema y acelerar las acciones para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015. Para obtener información sobre cómo participar, pulse:Aquí.

Consulte:Mensaje del Secretario General con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Más información:
* Objetivos del Milenio: Objetivo 1
* Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (DAES)
* Sigue y súmate al hashtag #EndPoverty en Twitter