regresar
 

Recordemos todos a los inocentes que perdieron sus vidas durante el Holocausto y a quienes tuvieron el coraje de ayudar: las personas normales y corrientes que dieron pasos extraordinarios para defender la dignidad humana.

"Negar hechos históricos, especialmente en relación con un tema tan importante como el Holocausto, es simplemente inaceptable. Igualmente inaceptable es que se pida eliminar cualquier Estado o pueblo. Me gustaría que todos los miembros de la comunidad internacional respetaran este principio fundamental tanto en la teoría como en la práctica".

Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon

El Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto que se celebrará en el año 2013 gira en torno al tema "Rescates durante el Holocausto: La valentía de preocuparse". Exposiciones, películas, actividades educativas y la ceremonia anual de conmemoración, el Programa de Divulgación del Holocausto y las Naciones Unidas y la red mundial de Centros de Información de las Naciones Unidas honrarán a aquellos que arriesgaron sus propias vidas para salvar a decenas de miles de judíos, gitanos de origen rumani y otros pueblos de una muerte casi segura en tiempos del régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Los eventos que tendrán lugar en la semana que empieza el 22 de enero de 2013 tendrán como objetivo despertar pensamientos y creencias en los participantes sobre los valores morales y la valentía de semejantes actos de rescate. Todo el que conozca esta historia reflexionará sin duda acerca de su propia capacidad para convertir su compasión hacia los demás en acciones decisivas y heroicas en tiempos de necesidad.

El tema de este año: "El rescate durante el Holocausto: el coraje de ayudar", rinde homenaje a quienes pusieron en peligro su vida y la de sus familias para salvar a judíos y otras personas de una muerte segura bajo el régimen nazi. Las historias de los salvadores son diversas. Algunos alojaron en sus hogares a quienes iban a ser víctimas; otros condujeron a familias a un lugar seguro o las ayudaron a obtener los documentos necesarios para escapar. Sin embargo, todas las historias tienen un hilo conductor común: el coraje, la compasión y el liderazgo moral.