Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Día Mundial de la Salud

health_426983.jpgLa salud la añade vida a los años
Envejecimiento saludable es el tema central este año del Día Mundial de la Salud, el cual es observado anualmente, el 7 de abril, desde 1948. Con el tema, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OMS y OPS) buscan que todas las personas, sin importar su raza o condición social, tengan acceso a programas, mecanismos y acciones a lo largo de su vida que les permitan llevar una vida saludable, para que llegar a la vejez signifique tener un papel activo y productivo en la sociedad.

De acuerdo con la OMS "la buena salud añade vida a los años". Con este lema lanza una invitación a percibir la vejez de una forma propositiva y activa, como una etapa natural en la vida que constituye un eslabón más en el desarrollo económico y social de cualquier nación.

Esta iniciativa adquiere mayor relevancia a raíz del aumento de la esperanza de vida de las personas durante el siglo XXI. Esto que podría propiciar que para 2050 existan casi 400 millones de personas mayores de 80 años en el mundo. Esta transición demográfica, también conlleva que por primera vez en la historia, existirán más adultos mayores de 65 años que niños menores de cinco años en el planeta.

Por tanto, llegar a la vejez en condiciones óptimas representará una ventaja para todas las sociedades y generaciones más jóvenes ya que, entre otras cosas, la sabiduría que dicho grupo ha ganado con el paso del tiempo será un recurso único para su comunidad. Así lo afirma Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, quien en su mensaje en ocasión del Día expresó que "el aumento de la longevidad es motivo de celebración y algo a lo que todos aspiramos (...) pero el hecho de que haya más personas de edad avanzada trae aparejado un mayor uso de los sistemas de atención médica y seguridad social (...) esto supone una carga no solo para las personas mayores, sino también para sus familias y para la sociedad en su conjunto".

Es por ello que los Objetivos de Desarrollo del Milenio, propuestos por la ONU, incluyen que las naciones fomenten estrategias y políticas con el objetivo de reducir para el año 2015, enfermedades y factores que atentan contra la salud, desde la mortalidad infantil, el VIH/SIDA, el paludismo, entre otras; hasta enfermedades cardíacas, problemas visuales y demencia en las personas de tercera edad.

Larga vida, buena salud

El Secretario General de la ONU, subrayó cómo en gran parte de los países de ingresos bajos y medianos, se carece de infraestructura y recursos necesarios para atender las enfermedades que aquejan actualmente a las personas adultas mayores. De no hacer frente a esta realidad ahora, el futuro reflejará un panorama más desafiante y complejo para garantizar que los ciudadanos lleven una vida saludable y productiva durante su vejez. Asimismo Ban Ki-moon instó a los sectores públicos y privados a dedicar atención y recursos para que las personas tengan la posibilidad de envejecer manteniendo un buen estado de salud.
Por ello, la OMS resalta cuatro líneas de acción para que tanto los Gobiernos como las sociedades fortalezcan la salud y promuevan un envejecimiento activo:

1. Promover la salud y prácticas saludables a lo largo de todas las edades para prevenir o dilatar el desarrollo de enfermedades crónicas.
2. Minimizar las consecuencias de las enfermedades crónicas a través de la detección temprana y cuidados primarios, paliativos y de largo plazo.
3. Crear ambientes sociales y físicos que promuevan la salud y participación de la gente adulta mayor.
4. "Reinventar el envejecimiento" mediante el cambio de las actitudes sociales para construir una sociedad en donde la gente mayor sea respetada y valorada.

Por su parte, la Doctora Mirta Roses, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), aseguró que en América, la expectativa de vida ha incrementado en más de 20 años en los últimos 50 años. Esto llevará a que para 2020 existan cerca de 200 millones de personas mayores de edad. De ellos, más de la mitad vivirán en países de Latino américa y el Caribe. A su juicio, esto abre nuevas oportunidades para invertir en programas de salud que garanticen no solo una vida longeva, sino activa y saludable. Así, este grupo poblacional no será percibido como una carga económica en perjuicio del crecimiento de las naciones sino como un activo de la sociedad.

Mensaje de la Doctora Mitra Roses, Directora de la Organización Panamericana de Salud

Respeto y oportunidades

Este día no solo se enfoca en generar conciencia en los líderes políticos y económicos de los países, sino también en los individuos. Es indispensable que la sociedad en su conjunto, niños, jóvenes y adultos, participen activamente en lograr un envejecimiento saludable para toda la población.

La única forma de terminar con el círculo improductivo que producen los estereotipos y discriminaciones contra este grupo poblacional, es generando conciencia. Es decir, terminando con frases y pensamientos que califican a las personas adultas mayores como incapaces de trabajar, que son mental y físicamente lentos y débiles o que no merecen cuidados médicos. Erradicando estas presunciones se fomentará la inclusión sostenida de los adultos mayores en tareas productivas.

El envejecimiento saludable es fundamental para lograr el desarrollo y bienestar de la sociedad en su conjunto.

Mensaje de Don Francisco en el Día Mundial de la Salud 2012

Para más información, acceder a la página de la Organización Panamericana de la Salud

Antecedentes

El 7 de abril de cada año, el mundo celebra el Día Mundial de la Salud. Ese día, en todos los rincones del planeta, cientos de eventos conmemoran la importancia de la salud para una vida productiva y feliz.

Reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, y combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades son algunos de los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio que todos los Estados Miembros de la ONU se han comprometido a cumplir para el año 2015.

Las Naciones Unidas y la salud.

Las Naciones Unidas, desde su creación, se ha implicado activamente en promover y proteger la salud en todo el mundo. A la cabeza de ese trabajo, dentro del sistema de las Naciones Unidas, se encuentra la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuya Constitución entró en vigor el 7 de abril de 1948 En sus comienzos, se decidió que las prioridades de la OMS serían el paludismo, la salud de la mujer y del niño, la tuberculosis, las enfermedades venéreas, la nutrición y la contaminación ambiental. Muchas de ellas permanecen hasta el día de hoy en el programa de la OMS, además de otras enfermedades relativamente nuevas, como el VIH/SIDA.

En 1948, la OMS asumió la responsabilidad de la Clasificación Internacional de Enfermedades, que se ha convertido en el estándar internacional para propósitos clínicos y epidemiológicos. Entre 1952 y 1964, el esfuerzo de la OMS había reducido en más de un 95% la prevalencia mundial del pian (una enfermedad paralizante y deformante que en 1950 afectaba a unos 50 millones de personas). Entre 1967 y 1979, la OMS dirigió su trabajo a erradicar la viruela, la única vez que ha conseguido erradicar una de las principales enfermedades infecciosas. Desde que se lanzó en 1988 hasta 2006, la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis ha reducido en más de un 99% el número de casos de esa enfermedad, de más de 350.000 casos anuales a menos de 2.000.

El personal de la OMS trabaja sobre el terreno en 147 países de todo el mundo. Asesoran a los ministerios de salud sobre cuestiones técnicas y les proporcionan asistencia para los servicios de prevención, tratamiento y cuidado en todo el sector de la salud. Seis oficinas regionales coordinan y apoyan este trabajo, a la vez que prestan especial atención a que la adaptación mundial de políticas para prevenir el VIH/SIDA encaje con las necesidades especiales de esa región (por ejemplo, en el África subsahariana la enfermedad se ha extendido a causa de las relaciones sexuales homosexuales, mientras que en Europa del Este se ha transmitido principalmente a causa del consumo de drogas por vía intravenosa).

En resumen, las intervenciones de la OMS cubren todas las áreas del espectro del cuidado de la salud en todo el mundo. Entre estas se incluye la intervención ante una crisis y la respuesta a emergencias humanitarias; se establece un Reglamento Sanitario Internacional, que los países deben seguir para poder identificar el brote de una enfermedad y detener su expansión; se previenen las enfermedades crónicas; y se trabaja para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la salud.

La Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño moviliza recursos para salvar la vida de más de 16 millones de mujeres y niños.

En los preparativos para la Cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) celebrada en septiembre de 2010, el Secretario General lanzó un esfuerzo mundial en el que convocaba a cuarenta líderes para que definieran una estrategia colectiva para acelerar las mejoras en la salud de la mujer y el niño.

Pero sería erróneo sugerir que todo el trabajo del sistema de las Naciones Unidas dirigido a mejorar la salud mundial procede de la OMS Al contrario: muchos miembros de la familia de las Naciones Unidas están comprometidos con esta tarea fundamental. Entre ellos, muchos de los temas relacionados con la salud se tratan directamente en la Asamblea General y el Consejo Económico y Social, así como a través del trabajo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA); el trabajo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en apoyo de la salud reproductiva, adolescente y materna; y las actividades relacionadas con la salud del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Además, otros miembros del sistema de las Naciones Unidas como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y el Banco Mundial, entre otros, también han sido fundamentales a la hora de promover la salud mundial.

Los decenios relacionados con la salud que en la actualidad se están llevando a cabo internacionalmente declarados por la Asamblea General, incluyen el Decenio para lograr la regresión de la malaria en los países en desarrollo, en particular en África (2001-2010) y el Decenio Internacional para la Acción «El agua, fuente de vida» (a partir del 22 de marzo de 2005).

Los Días Internacionales relacionados con la salud, proclamados por la Asamblea General, incluyen el Día Mundial del Agua (22 de marzo),el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo(2 de abril), el Día Mundial de la Salud (7 de abril), el Día Mundial sin Tabaco (31 de mayo), el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas (26 de junio) el Día Mundial de la Salud Mental (10 de octubre), el Día Mundial de la Diabetes (14 de noviembre) y el Día Mundial del SIDA (1 de diciembre).

«Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad».

Declaración Universal de Derechos Humanos (Artículo 25, párr. 1)