Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Día Internacional del Novruz

celebration_2016.jpg

Celebración de Novruz en la región del Kurdistán iraquí. © UNAMI/D. Penkova

El Día Internacional del Novruz fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el año 2010, por iniciativa de varios países que comparten este día de fiesta (Afganistán, Albania, Azerbaiyán, la ex República Yugoslava de Macedonia, Federación de Rusia, la India, la República Islámica del Irán, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Turquía).

Inscrito en 2009 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad como una tradición cultural observado por numerosos pueblos, Novruz es una fiesta ancestral que marca el primer día de la primavera y la renovación de la naturaleza. Promueve los valores de la paz y la solidaridad entre generaciones y dentro de las familias, así como la reconciliación y la buena vecindad, lo que contribuye a la diversidad cultural y la amistad entre los pueblos y las diferentes comunidades.

Antecedentes
La palabra Novruz (Nowruz, Navruz, Nooruz, Nevruz, Nauryz) significa «nuevo día» y se celebra el 21 de marzo de cada año, el término se escribe y se pronuncia de distintas maneras según el país.

El Novruz marca el primer día de la primavera y se celebra el día del equinoccio de esta estación del año. Se celebra como principio del año nuevo por más de 300 millones de personas en todo el mundo. En Asia Central, los Balcanes, el Cáucaso, la cuenca del Mar Negro, el Oriente Medio y otras regiones se celebra desde hace más de 3.000 años.

El Novruz desempeña una función significativa en el fortalecimiento de los vínculos entre los pueblos sobre la base del respeto mutuo y los ideales de la paz y la buena vecindad. Los fundamentos de las tradiciones y los rituales del Novruz reflejan características de las antiguas costumbres culturales de las civilizaciones de Oriente y Occidente que influyeron en esas civilizaciones mediante el intercambio de valores humanos.

El Novruz incorpora la afirmación de la vida en armonía con la naturaleza, la conciencia del vínculo inquebrantable entre el trabajo constructivo y los ciclos naturales de renovación y la actitud atenta y respetuosa hacia las fuentes naturales de vida.