Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Día Internacional sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas

Mensaje del Secretario General

Captura de.png

Las minas y los restos explosivos de guerra constituyen una grave amenaza para la seguridad, la salud y la vida de la población local o un obstáculo para el desarrollo social y económico. Por ese motivo, la Asamblea General decidió en diciembre de 2005 que, todos los años se observara el Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas

Antecedentes

Desde la aprobación de la Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción, conocida comúnmente como Convención sobre la prohibición de minas antipersonal, abierta a la firma en 1997, 156 países han ratificado esa convención o se han adherido a ella. Se han destruido más de 41 millones de minas antipersonal almacenadas y básicamente se ha detenido su producción, venta y transferencia. El 1º de marzo de 2009 se conmemoró el décimo aniversario de la entrada en vigor de la Convención, y la Segunda Conferencia de Examen fue celebrada en 2009 en Cartagena (Colombia).

mineawarenes2015.jpg

Además de las minas antipersonal, siguen existiendo retos en lo que respecta a todos los demás restos explosivos de guerra. El 12 de noviembre de 2006, el Secretario General acogió con beneplácito la entrada en vigor del Protocolo sobre los Restos Explosivos de Guerra (Protocolo V) de la Convención sobre las armas convencionales y reiteró su llamamiento en favor de su universalización y aplicación. En diciembre de 2008, el Secretario General acogió con beneplácito la apertura a la firma de la Convención sobre Municiones en Racimo, firmada hasta ahora por 98 países, además de 14 ratificaciones y aceptaciones, y alentó su rápida entrada en vigor.

Orientado por su política interinstitucional, el Equipo de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas, integrado por 14 departamentos, organismos, fondos y programas, y contando con diversas entidades que tienen calidad de observador, como el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Oficina de Asuntos Jurídicos y el Instituto de las Naciones Unidas de Investigación sobre el Desarme, siguió velando por la coherencia en todo el sistema de las Naciones Unidas con respecto a todos los pilares y actividades relativos a las minas y por la aplicación de un enfoque que responda al criterio «Una ONU», respetando plenamente las funciones y responsabilidades respectivas y las ventajas comparativas de cada uno de los miembros del Equipo, mediante reuniones periódicas del Grupo Interinstitucional de Coordinación de Actividades relativas a las Minas a nivel del personal directivo y sobre el terreno.

El objetivo estratégico de las Naciones Unidas consiste en trabajar en cooperación con las autoridades nacionales, los territorios, los agentes no estatales y las comunidades afectadas, y en asociación con organizaciones no gubernamentales (ONG), los donantes, el sector privado, organizaciones internacionales y regionales y otras organizaciones, para reducir las amenazas humanitarias y socioeconómicas planteadas por las minas y los restos explosivos de guerra, hasta llegar a un momento en que la asistencia de las Naciones Unidas para las actividades relativas a las minas ya no sea necesaria. Las actividades de las Naciones Unidas relativas a las minas tienden a lograr los cuatro objetivos estratégicos identificados en la Estrategia interinstitucional de las Naciones Unidas para las actividades relativas a las minas en el período 2006-2010: reducción de muertes y de lesiones en al menos el 50%; mitigación del riesgo para los medios de vida de las comunidades y aumento de la libertad de circulación de por lo menos el 80% en las comunidades más gravemente afectadas; integración de las necesidades en materia de actividades relativas a las minas en los planes y presupuestos nacionales de desarrollo y reconstrucción de por lo menos 15 países; ayuda para el establecimiento de instituciones nacionales encargadas de abordar la amenaza de minas terrestres y restos explosivos de guerra, y preparación de la capacidad de respuesta residual en por lo menos 15 países.

mineawarenes2016.jpg Naciones Unidas

«El desminado es una acción humanitaria»

El desminado salva vidas. Actuar contra las minas asegura que esos artefactos y otros explosivos en zonas devastadas por la guerra son hallados y destruidos, lo que permitirá la entrega de ayuda humanitaria y que los suministros lleguen a los más necesitados. El Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas (UNMAS) coordina equipos para despejar de explosivos las carreteras y pistas de aterrizaje, bloquear las zonas donde hay esos artefactos y capacitar a la población local para desminar y eliminar los explosivos. Nuestro trabajo es un primer paso crucial en el esfuerzo humanitario vital que seguirá.

Las minas terrestres no son los únicos explosivos que representan un peligro para los civiles que viven en zonas de conflicto o de post conflicto. Las bombas que no han sido detonadas, las granadas, las armas y munición sin dispositivos de seguridad, y los artefactos explosivos improvisados también pueden matar, herir e impedir el acceso a la atención médica, a la educación y al desarrollo. En Afganistán la cifra de muertes causadas por este tipo de artefactos es diez veces superior a las muertes por la explosión de minas terrestres.

La naturaleza de los conflictos también ha cambiado. El creciente protagonismo de los actores no gubernamentales y la menor frecuencia de acuerdos de paz estables han creado un entorno más complejo y peligroso para los trabajadores humanitarios.