regresar
boletin onu

La OPS y Canadá se asocian para reducir el riesgo de desastres en el sector de la salud del Caribe

ScreenShot288.jpg

El Gobierno de Canadá ha anunciado una subvención de 3 millones de dólares canadienses (CAD) para ayudar a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y sus Estados Miembros en el Caribe a reducir las consecuencias para la salud de emergencias y desastres, a través del fortalecimiento de las acciones de preparación y la transformación del sector de la salud para hacerlo más resistente al cambio climático.

Los nuevos fondos, del Programa Regional del Caribe de Asuntos Globales Canadá, apoyarán los componentes destinados al sector salud del Programa de Gestión de Riesgo de Desastres del Caribe durante los próximos cuatro años (2016-2020) en Estados Miembros y Asociados de la Comunidad del Caribe (CARICOM).

Las islas del Caribe son especialmente vulnerables a los efectos de huracanes, inundaciones, sismos y otros desastres naturales como resultado de su geografía, su pequeño tamaño, los recursos limitados, y las poblaciones concentradas. Las islas también son desproporcionadamente vulnerables a los impactos del cambio climático, en particular, el aumento del nivel del mar, la erosión costera y la intrusión de agua salada, así como a la posible intensificación de los fenómenos meteorológicos extremos.

Esta vulnerabilidad tiene implicaciones especiales para el sector de la salud, cuyas instalaciones y el personal son vulnerables a desastres y emergencias a la vez que llevan la responsabilidad de proporcionar servicios esenciales de salud durante y después de las emergencias. La mayoría de los hospitales del Caribe obtienen entre el 14% y el 77% en el Índice de Seguridad Hospitalaria de la OPS, lo que indica que los pacientes y el personal de salud están en riesgo en caso de desastres y que estas instalaciones pueden no ser capaces de seguir funcionando plenamente durante este tipo de eventos.

La nueva iniciativa aumentará la capacidad del sector de la salud del Caribe para gestionar y reducir las muertes, lesiones y enfermedades tras un desastre a través de la formación en la reducción y gestión del riesgo de desastres para al menos 1.000 trabajadores de emergencia y por medio de la creación de una plataforma virtual de coordinación de emergencia para el sector de la salud en toda la subregión.

Para mejorar la seguridad y el rendimiento medioambiental de los centros de salud, apoyo técnico será proporcionado sobre las mejoras de eficiencia y seguridad de energía para centros de salud, incluidos los sistemas de captación de agua de lluvia; refuerzo o sustitución de techos, ventanas y puertas; y la instalación de equipo esencial de emergencia.

Además, la iniciativa va a producir información técnica y publicaciones adaptadas al contexto del Caribe y sensibles a las preocupaciones relacionadas con el género. La experiencia ha demostrado que los desastres naturales tienden a tener un mayor impacto en las mujeres y en los hogares encabezados por mujeres, los que tienen menos seguridad financiera y menos cobertura de seguro que aquellos encabezados por hombres, pero más carga en el cuidado de la familia y mayor dependencia de los vecinos para la asistencia de emergencia.

La iniciativa está en línea con las prioridades identificadas por los coordinadores de desastres de salud regionales, así como por los ministros de Salud de la CARICOM. Se basa en el éxito del proyecto de Reducción del Riesgo de Desastres en el Sector de la Salud de los Estados Miembros de la CARICOM 2008-2013, que también fue apoyado por el Gobierno de Canadá, y es parte de una larga asociación entre Canadá y la OPS para promover la preparación y mitigación de desastres, y la respuesta tanto en América Latina como en el Caribe.

Comunicado emitido por OPS/OMS Bridgetown, Barbados, 29 de agosto de 2016.