regresar
boletin onu

En el Día Mundial del Medio Ambiente, FAO pone atención a proteger los recursos marinos

Foto cortesía de: Radio ONU/Milton Grant
46555.jpg

La pesca ilegal que tiene un impacto muy negativo sobre los océanos y los mares ya que causa que se agoten las reservas de biomasa marina, suba el precio del pescado y los pescadores legales pierdan su trabajo, afirmó Fernando Soto Baquero, Representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura durante la inauguración del Diálogo "Biodiversidad y tráfico ilegal de vida silvestre".

En el evento Organizado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, Soto Baquero recordó que el pasado 5 de junio entró en vigor el primer tratado mundial contra la pesca ilegal y al cual ya se han suscrito 29 países del mundo.

"El Acuerdo sobre medidas del Estado Rector del Puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, es el primer tratado internacional de carácter vinculante centrado específicamente en el problema de la pesca ilegal", explicó el funcionario internacional.

El Representante de la FAO en México expuso que Íntimamente relacionado con el Día del Medio Ambiente, está el Día Mundial de los Océanos, que se celebra el 8 de junio. "También los temas centrales en la celebración de ambos días se vinculan al destacarse el daño causado por la pesca ilegal que tiene un impacto muy negativo sobre los océanos y los mares", dijo Soto Baquero.

En su alocución, el funcionario de FAO, manifestó que la destrucción del medio ambiente asociada al crecimiento económico ha sido una constante en la historia, pero en la actualidad muestra dos singularidades; una de las cuales es que su impacto no es solo local, sino que afecta a recursos comunes: la atmósfera, los océanos, las capas polares y la biodiversidad.

Soto Baquero reconoció que la creciente toma de consciencia sobre el imperativo del cuidado del medio ambiente, condujo a los países a incorporar cinco objetivos relacionados con la conservación del planeta en la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030.

"Con su implementación se aspira a un mundo en el que cada país disfrute de un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible y de trabajo decente para todos; un mundo donde sean sostenibles las modalidades de consumo y producción y la utilización de todos los recursos naturales, desde el aire hasta las tierras, desde los ríos, los lagos y los acuíferos hasta los océanos y los mares", finalizó.

Comunicado emitido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Ciudad de México, 8 de junio 2016.