regresar
boletin onu

David Beckham visitó Swazilandia para centrar la atención en niños con VIH que enfrentan mayores riesgos por la crisis regional de la sequía

Foto cortesía de: UNICEF
UN021422.jpg El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, viajó a Swazilandia, África, esta semana para brindar apoyo a los niños, niñas y familias que están viviendo la peor sequía en décadas en la región, la cual amenaza con causar estragos en las vidas de aquellos que ya se encuentran en condiciones de vulnerabilidad a consecuencia del VIH.

Durante su visita a Swazilandia, el país con las tasas más altas de infección por VIH en el mundo1, Beckham se reunió con madres, niños y niñas que viven con el virus en algunos de los hogares más pobres de las regiones de Lubombo y Shiselweni, y que enfrentan además, mayores riesgos por la crisis de la sequía que azota vastas extensiones de África Oriental y Meridional.

Adicionalmente, Beckham pudo ser testigo de cómo el fondo 7: The David Beckham UNICEF Fund (creado el año pasado) contribuye al trabajo de UNICEF en la protección de niños y niñas que viven con VIH, proporcionándoles la atención y los tratamientos vitales. Se anunció que el 7 Fund se ha comprometido a financiar el 27% del presupuesto anual dedicado al VIH/Sida para la oficina de UNICEF en Swazilandia.

"El año pasado lancé mi propio fondo con UNICEF, porque quería ayudar a construir un mundo más seguro para los niños y las niñas. Me siento muy orgulloso de estar en Swazilandia para poder ver de qué forma el dinero recaudado a través del 7 Fund, ayuda a mantener seguros y sanos a los niños en condiciones más vulnerables afectados por el VIH y el Sida. Muchos de los niños que conocí, algunos de los cuales tenían la misma edad que mis propios hijos, habían perdido a uno o ambos progenitores a consecuencia del Sida y ahora viven con el VIH. Como padre de cuatro hijos, me resultó difícil escuchar sus historias acerca de los problemas que enfrentan a diario, que ahora son mucho peores debido a esta sequía devastadora", comentó el Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham.

Beckham continuó: "Los niños que ya son muy vulnerables debido al VIH, están ahora en peligro de sufrir una nueva crisis que podría tener un impacto devastador en sus vidas, pues en toda África Oriental y Meridional, millones de niños corren el riesgo de padecer hambre, escasez de agua y enfermedades. Quiero hablar en nombre de estos niños y niñas para asegurar que no son olvidados en un momento en el que necesitan desesperadamente nuestra ayuda. Invito a la comunidad internacional a hacer todo lo que sea posible para ayudar a UNICEF, para proporcionar los alimentos, medicinas y el agua potable que estos niños necesitan urgentemente".

Una serie de alteraciones climáticas en 2014 y 2015 arruinó las cosechas y agotó las fuentes de agua. El Niño, uno de los más poderosos fenómenos meteorológicos en los últimos 50 años, agravó la sequía en toda la región. La magnitud de la crisis actual no tiene precedentes, ya que en 10 países de la región se están produciendo paralelamente varias crisis alimentarias que afectan a unos 26 millones de niños y niñas.

UNICEF está trabajando con gobiernos y aliados en toda África Oriental y Meridional para reducir las consecuencias de la sequía y para prestar asistencia humanitaria vital, pero necesita urgentemente 226 millones de dólares para lograrlo en 2016. Actualmente, la ayuda humanitaria no se mantiene a la par de las grandes necesidades de los niños, ya que los llamamientos para África Oriental y Meridional han recaudado apenas la mitad de los fondos.

"Esta sequía (la peor en 35 años) está aumentando la vulnerabilidad de los niños en toda la región, y pone las vidas y los medios de subsistencia de millones de personas en peligro", dijo Leila Gharagozloo-Pakkala, Directora Regional de UNICEF para África Oriental y Meridional. "En ninguna parte esto es más evidente que en las comunidades afectadas por el VIH de África Meridional, el epicentro mundial de la pandemia del Sida. La gente que vive con el VIH es extremadamente vulnerable a las perturbaciones derivadas de la inseguridad alimentaria, la desnutrición y los ingresos. Si queremos proteger los grandes logros que hemos conseguido en la prevención y el tratamiento del VIH en toda la región, es fundamental que la comunidad internacional de urgentemente un paso al frente, para limitar los efectos que está teniendo esta persistente sequía sobre muchos de los niños, niñas y las familias del continente".

Las últimas cifras:

Este año es necesario aplicar tratamiento contra la desnutrición grave aguda a más de 1 millón de niños y niñas en toda la región, y en lugares como Angola, Malawi y Zimbabwe, las cifras se han duplicado en comparación con las del 2015.

En 2015, Beckham celebró su décimo aniversario como Embajador de Buena Voluntad de UNICEF con el lanzamiento del fondo 7: The David Beckham UNICEF Fund y se comprometió a contribuir en la protección de los niños y niñas en condiciones más vulnerables en el mundo, y a recaudar fondos para lograrlo. El fondo ayuda a UNICEF a llevar a cabo programas que cambian las vidas de la infancia en todo el mundo, incluidos aquellos afectados por el VIH en Swazilandia.

Comunicado emitido por el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF). Londres/MBABAN, 9 de junio de 2016.