regresar
boletin onu

Todas las niñas, estén donde estén, deben poder llevar una vida libre de temor y violencia

413746-bankimoon.jpg

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, recientemente aprobados, incluyen, con sobrada razón, metas fundamentales para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Ofrecen una oportunidad para alcanzar un compromiso mundial que interrumpa la transmisión intergeneracional de la pobreza, la violencia, la exclusión y la discriminación, y haga realidad nuestra visión de una vida digna para todos.

Ahora hemos de ponernos en marcha para lograr las metas y cumplir nuestras promesas a fin de dar a las niñas todas las oportunidades que merecen en su camino hacia la edad adulta que habrán alcanzado en 2030. Hemos de ayudarlas a evitar el matrimonio infantil y los embarazos no deseados, protegerse contra la transmisión del VIH y contra la mutilación genital femenina y adquirir la educación y las aptitudes necesarias para desarrollar su potencial. También es preciso velar por su salud sexual y sus derechos reproductivos. Todas las niñas, estén donde estén, deben poder llevar una vida libre de temor y violencia. Si logramos este avance para las niñas, veremos avances en toda la sociedad.

El mes pasado, justo después de la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyo alcance es global, los líderes mundiales escucharon la llamada urgente de Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz, arropada por jóvenes de todo el mundo en el Salón de la Asamblea General. "Prométannos que cumplirán sus compromisos y que invertirán en nuestro futuro", nos pidió encarecidamente.

Hace tres años, en el Día Internacional de la Niña, condené la agresión contra Malala y pedí más oportunidades para las niñas en todo el mundo. Hoy aplaudo su valor y la de quienes la acompañan, que solo quieren tener la oportunidad de contribuir a nuestro mundo.

Decidámonos hoy a invertir en las adolescentes para que mañana puedan mostrarse firmes como ciudadanas, dirigentes políticas, empresarias, cabezas de sus familias y mucho más. De ese modo, garantizaremos sus derechos y nuestro futuro común.

Mensaje del Secretario General, con motivo del Día Internacional de la Niña.