regresar
boletin onu

Nuestro objetivo común es un planeta 50-50 para 2030

malcorra.jpg

Es un placer saludar a las parlamentarias y a otros distinguidos participantes en este importante foro mundial. Doy las gracias al Gobierno y al pueblo de México por acoger el evento.

Ustedes se reúnen en un momento en que el mundo hace frente a múltiples crisis, el número de personas desplazadas por los conflictos es mayor que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial, el cambio climático amenaza cada vez más a nuestro bienestar y las estructuras de gobernanza en muchas partes del mundo están sufriendo una crisis de confianza y eficacia.

Como representantes del pueblo, ustedes preconizan la paz, la democracia, los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

Como mujeres, ustedes representan el empoderamiento de la mitad de la humanidad, sin la cual el mundo no logrará sus objetivos, pero con quien todo es posible.

Son demasiadas las mujeres y las niñas que siguen siendo objeto de discriminación y violencia, exclusión de puestos de liderazgo y capacidad decisoria, y negación de oportunidades en la educación y el empleo.

No podemos alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada recientemente, sin la plena igualdad de derechos para las mujeres y las niñas, tanto en la ley como en la práctica.

No podemos responder de manera efectiva a situaciones de emergencia humanitaria si no se garantiza que las mujeres y las niñas estén protegidas, se prioricen sus necesidades y se utilicen sus diversas capacidades.

Prosigo mi labor para integrar la igualdad de género en las Naciones Unidas, a todos los niveles. Sigo presionando a los dirigentes mundiales para que asuman compromisos tangibles seguidos de acciones reales que habrán de hacer efectiva la verdadera igualdad de género en todo el mundo.

Esto significa eliminar urgentemente las barreras estructurales, como la desigualdad en la remuneración, y hacer efectivo el derecho de las mujeres y las niñas a tomar sus propias decisiones en materia de salud sexual y reproductiva. Significa poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, promover la participación política y la igualdad en el lugar de trabajo, y reducir y redistribuir el trabajo no remunerado relacionado con el cuidado de otras personas.

Han transcurrido 40 años desde la celebración de la primera Conferencia Mundial sobre la Mujer en la ciudad de México, 20 años desde la histórica Conferencia de Beijing, y 15 años desde la aprobación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Hemos avanzado en muchas esferas, pero aún tenemos un largo camino por recorrer.

Entre los obstáculos que enfrentamos hoy figuran las crecientes restricciones que los gobiernos en demasiados lugares están imponiendo a la sociedad civil, incluidas las organizaciones de mujeres y las defensoras de los derechos humanos. Mientras nos esforzamos por alcanzar los 17 nuevos objetivos de desarrollo sostenible, el Estado y la sociedad civil deben asociarse para construir el futuro que el pueblo desea.

La igualdad de género es el derecho inalienable de toda mujer, hombre, niña y niño. Nuestro objetivo común es un planeta 50-50 para 2030. Este es el fundamento de un mundo sostenible y pacífico. Para lograrlo, necesitamos el liderazgo de los dirigentes y la participación de toda la sociedad.

Las Naciones Unidas acudirán a ustedes para que sirvan de puente entre lo global y lo nacional, para que redacten las leyes e inviertan en los programas que traducirán nuestros objetivos en verdadera acción, y para que exijan rendición de cuentas a sus gobiernos. Gracias por comprometerse en este empeño. Les transmito mis mejores deseos para el éxito de esta reunión.

Mensaje del Secretario General al Foro Mundial Women in Parliaments Ciudad de México (pronunciado por la Secretaria General Adjunta Susana Malcorra, Jefa de Gabinete). 08 de octubre de 2015.