regresar
boletin onu

La esperanza resurge en la persona de los voluntarios, que ofrecen su tiempo, su formación y sus recursos a las personas que más lo necesitan

Una ambulancia traslada a toda velocidad a un niño herido al hospital. Una familia hambrienta puede comer caliente. Una mujer maltratada encuentra refugio sin pedírsele nada a cambio. En estas situaciones de sufrimiento humano que tanto se repiten por todo el planeta, la esperanza resurge en la persona de los voluntarios, que ofrecen su tiempo, su formación y sus recursos a las personas que más lo necesitan.

El Día Internacional de los Voluntarios nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro agradecimiento a las numerosas personas que actúan con esa generosidad, y de animar a otros a que sigan su ejemplo. Cuando muchos se quedan sin hogar a causa de un terremoto, son los voluntarios quienes demuestran que la solidaridad humana resiste cualquier avatar. Cuando se desata el pillaje contra el patrimonio cultural, son los voluntarios quienes protegen los tesoros de la comunidad. Cuando el desarrollo se desacelera, son los voluntarios quienes ayudan a la gente a salir de la pobreza.

Ese impulso tan humano que mueve a los voluntarios, de ayudar y empoderar a otros, revierte de nuevo a ellos en forma de una vida más rica: al tiempo que preparan a otros para la vida, los voluntarios amplían sus propios conocimientos; al tiempo que empoderan a las comunidades, se realizan como personas, al marcar la diferencia en el mundo.

Este año, el Día Internacional de los Voluntarios reviste especial importancia, pues las Naciones Unidas se preparan para forjar una nueva visión del desarrollo sostenible y un nuevo acuerdo universal sobre el clima, que previsiblemente se aprobarán el año próximo. Agradezco a los más de 6.300 Voluntarios y 11.000 Cibervoluntarios de las Naciones Unidas la ayuda prestada a millones de personas para lograr el verdadero cambio, haciendo que se oiga su voz en los esfuerzos a favor de la paz y el desarrollo sostenible a lo largo y ancho del planeta.

También rindo un homenaje especial a los muchos voluntarios que han intervenido en la crisis del ébola. Los Voluntarios de las Naciones Unidas y otros como ellos están ayudando a frenar el brote con medidas de prevención, sensibilización y tratamiento. Su ayuda es especialmente importante para luchar contra los prejuicios sobre la enfermedad y despertar la compasión hacia todos los afectados.

En este Día Internacional de los Voluntarios, busquemos la inspiración en las muchas personas que sirven desinteresadamente al prójimo, y pongamos de nuestra parte para cambiar de forma libre y proactiva las condiciones imperantes y lograr un futuro mejor para todos.

Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas con motivo del Día Internacional de los Voluntarios, 05 de diciembre de 2014.