regresar
boletin onu

Enfoque proactivo puede reducir impacto de desastres en Centroamérica.


El impacto de los desastres en Centro América está aumentando pese a los esfuerzos de los gobiernos por abordar la reducción del riesgo de desastres. Esto se debe entre otras razones a la falta de inversión y el rápido crecimiento poblacional y urbano. En países como Panamá, se presenta un aumento del riesgo de desastres principalmente en lugares como Panamá, Veraguas, Chiriquí, Colón y Coclé, por lo que un enfoque de desarrollo sostenible orientado hacia la reducción del riesgo, puede disminuir el impacto de los desastres en la región.

Así lo indica el primer "Informe Regional del Estado de la Vulnerabilidad y Riesgos de Desastres en Centroamérica", publicado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR por sus siglas en inglés) y el Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central (CEPREDENAC).

Mediante estudios y bases de datos clave para la toma de decisiones en materia de desarrollo considerando la reducción del riesgo de desastres, el Informe analiza tendencias y situaciones de vulnerabilidad y riesgo que han ocasionado y puedan ocasionar pérdidas significativas en la región, señalando por ejemplo que entre 1986 y 2011, Panamá acumuló pérdidas por casi 700 millones de dólares a causa de desastres y presentó una pérdida promedio anual del Producto Interno Bruto (PIB) por 30 millones de dólares.

El Informe fue presentado en la ciudad de Panamá por Ricardo Mena, Jefe de la Oficina Regional para las Américas de la UNISDR, quien destacó que el documento también da cuenta de acciones orientadas a la reducción del riesgo de desastres y al impacto del cambio climático, y las acciones preventivas tales como los 18 sistemas de alerta temprana (SAT) identificados en Panamá en un mapeo realizado entre el 2010 y 2012. Asimismo, aborda la importancia de trabajar este tema con los gobiernos locales como es el caso de los municipios que participan en la Campaña Mundial "Desarrollando Ciudades Resilientes" promovida por la UNISDR, que suman 12 en el país.

El Sr. Mena resaltó: "Centro América tiene la oportunidad de actuar proactivamente, fortalecer las capacidades ciudadanas, considerar el riesgo de desastres en los proyectos de infraestructura, impulsar la planificación del desarrollo sensible a las amenazas naturales, potenciar los sistemas de alerta temprana y fomentar la educación en gestión de riesgo. De ahí que éste informe sin precedente en las Américas es una herramienta clave para la toma de decisiones oportunas, teniendo presente que según los modelos probabilísticos empleados por la UNISDR, los peores desastres que podríamos enfrentar aún no han ocurrido, y por ende podemos evitarlos".

En el evento participaron Directores Regionales y representantes de agencias de las Naciones Unidas con sede en Panamá, autoridades del Sistema Nacional de Protección Civil Panamá (SINAPROC) y otras entidades gubernamentales, así como medios de comunicación.

Acerca del Primer Informe Regional del Estado de la Vulnerabilidad y Riesgos de Desastres en Centroamérica

El Primer Informe Regional del Estado de la Vulnerabilidad y Riesgos de Desastres en Centroamérica tiene como propósito identificar las tendencias y situaciones de vulnerabilidad y riesgo que vienen ocasionando pérdidas significativas en la región, con el fin de brindar evidencias sustantivas que respalden el proceso de toma de decisiones y de fortalecimiento en la gestión del desarrollo en relación con la reducción del riesgo de desastres y fortalecimiento de la resiliencia de los Estados Centroamericanos.

En su primera edición, el Informe contabiliza pérdidas acumuladas por desastres y analiza su impacto en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá; y puntualiza que, después del sureste de Asia, Centroamérica es la región del mundo más vulnerable a riesgos climatológicos en el mundo, destacando que la pobreza, infraestructura deficiente, falta de ordenamiento urbano y uso desmedido e inadecuado de los recursos naturales, son factores subyacentes del riesgo que aumentan la vulnerabilidad de la población y sus bienes de sustento, principalmente de las personas y comunidades de escasos recursos.

El documento concentra estudios recientes de organizaciones internacionales, tales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y bases de datos como la base internacional de datos de desastres (EM-DAT), la del Centro de Investigación Sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED) y la del Sistema de inventario de efectos de desastres (DesInventar).

Para su elaboración se contó con la Colaboración de los sistemas nacionales de gestión del riesgo y defensa civil de los países de la región, de diversas organizaciones del sistema de Naciones Unidas y de otros organismos de Cooperación Multilateral y Técnica Internacional, sociedad civil y centros académicos.

El Primer Informe Regional del Estado de la Vulnerabilidad y Riesgos de Desastres en Centroamérica fue elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), a través de su Oficina Regional para las Américas, en colaboración con la Secretaría Ejecutiva del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales de América Central (CEPREDENAC) y con el apoyo financiero de la Agencia Australiana para el Desarrollo Internacional (AusAID).

Comunicado de prensa emitido por la oficina de las Naciones Unidas dedicada a la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), 28 de noviembre, Panamá, Panamá.

Para ver la noticia, consulte esta página