regresar
boletin onu

La ONU en México resalta la importancia del medio ambiente para alcanzar un mayor crecimiento económico y combatir la pobreza

• México es el décimo tercer país que más gases de efecto invernadero emite.

• Si el país invierte el 50% del monto destinado a los subsidios a los energéticos en energías renovables y eficiencia energética, en el largo plazo se alcanzarán mayores tasas de crecimiento económico y mejoraría la equidad social.

• Durante los últimos años México ha incrementado substancialmente su gasto en el sector forestal, sin embargo este esfuerzo tendría que reforzarse para lograr una reducción substancial en la tasa de deforestación y en la emisión de gases de efecto invernadero, combatiendo la pobreza en zonas rurales.

• Se requiere de políticas públicas efectivas que contribuyan a reducir la contaminación del aire y que tengan como eje la salud de las comunidades.

• Una sociedad incluyente genera un mejor aprovechamiento del medio ambiente, más oportunidades y una mejor calidad de vida.

Durante la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente, celebrada el 4 de junio de 2014 en la Ciudad de México, diversas agencias del Sistema de Naciones Unidas reconocieron que "cuidar al Medio Ambiente es una vía para impulsar el crecimiento económico y combatir la pobreza, mejorando la equidad social".

En esta celebración, la Sra. Marcia de Castro, Coordinadora Residente de la ONU en México enfatizó que hay un vínculo indisoluble entre el medio ambiente y la economía y la reducción de la pobreza, porque sólo una sociedad verdaderamente incluyente genera un mejor aprovechamiento del medio ambiente, mayores oportunidades y una mejor calidad de vida. La contaminación del aire y otros problemas tienen un impacto negativo medible en la salud de las personas y en las economías, pero la contaminación y sus efectos pueden ser reducidos con políticas públicas efectivas.

Adicionalmente la Sra. De Castro mencionó que el cambio climático es uno de los mayores desafíos de desarrollo del siglo XXI. Las capas de hielo se están derritiendo, el nivel del mar está aumentando y los océanos se están volviendo más ácidos. Las emisiones de gases con efecto invernadero continúan en aumento. Los extremos climáticos - olas de calor, inundaciones, sequías y ciclones tropicales - cada vez son más frecuentes y severos. En este contexto, las Naciones Unidas pone especial énfasis en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo en su celebración del Día Mundial del Medio Ambiente este año; reconociendo que estos países son especialmente vulnerables y afectados por los efectos del cambio climático como por ejemplo el incremento del nivel del mar, las afectaciones en sus ecosistemas marino costeros, el fuerte impacto en sus principales actividades económicas como lo son la pesca y turismo, y la especial atención que se deberá poner a las migraciones ambientales.

Uno de los temas ambientales que mayor controversia está causando en los últimos años en México es la aceleración en la eliminación de los bosques y selvas del país para convertirlos a otras formas de uso del suelo. Adicionalmente, la deforestación es una de las principales amenazas para la biodiversidad, a través de la cual se pierden numerosos servicios eco-sistémicos fundamentales para el bienestar de la sociedad.

Por su parte, la Sra. Dolores Barrientos, Representante del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) mencionó que México es un país catalogado como mega diverso, ocupando la posición 16° a nivel mundial. Sin embargo, existe una correlación directa entre pobreza y capital natural. La población rural mexicana se encuentra ubicada en donde reside el capital natural, manifestándose en estas localizaciones la mayor tasa de riesgo de desforestación del país debido a las actividades de subsistencia de las comunidades. De los 13 millones de habitantes residentes en áreas forestales, 11 millones viven en pobreza.

En esta celebración, el PNUMA presentó de manera preliminar importantes resultados del Estudio de Economía Verde para México que se encuentra concluyendo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC); demostrando que invertir en energías renovables contribuye a un mayor crecimiento económico. En este contexto, dicho Estudio evidencia que si el país invierte el 50% del monto destinado a los subsidios a los energéticos en energías renovables y eficiencia energética, en el largo plazo se alcanzarán mayores tasas de crecimiento económico y mejoraría la equidad social.

Adicionalmente, el PNUMA compartió resultados de análisis econométricos realizados para el sector forestal, enfatizando que durante los últimos años México ha incrementado substancialmente su gasto en el sector forestal, sin embargo este esfuerzo tendría que reforzarse para lograr una reducción substancial en la tasa de deforestación y en la emisión de gases de efecto invernadero, combatiendo la pobreza en zonas rurales.

Además, de acuerdo a lo mencionado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), no puede haber desarrollo sostenible mientras haya hambre. El concepto de los sistemas Alimentarios Sostenibles se refiere a dietas nutritivas para toda la población actual, a la vez que protegen la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus necesidades alimentarias y proteger al medio ambiente. Los sistemas alimentarios sostenibles utilizan los recursos de forma eficiente en todas las etapas, desde el campo hasta la mesa.

Aunque todo progreso en la erradicación de la pobreza será pasajero si no logramos alcanzar el crecimiento económico necesario, dentro de un marco medioambientalmente sostenible, según la Oficina de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), la importancia de promover mecanismos de producción más limpios y más eficientes, al igual que la disociación entre crecimiento económico y degradación medioambiental, son aspectos que deben ser enfatizados. El Desarrollo Industrial Sostenible e Inclusivo permite crear una prosperidad compartida, protegiendo al Medio Ambiente.

El costo ambiental que se tendría que asumir por los daños ambientales fue, en 2012, del 6.3% del Producto Interno Bruto mexicano, por ende, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) enfatizó que para que las empresas y los mercados de trabajo sean sostenibles, la transición hacia economía más verde como medio para lograr un desarrollo sostenible no es una opción, sino una necesidad. Además, los enfoques sobre crecimiento económico y desarrollo que predominaron en las últimas décadas han sido ineficientes desde la perspectiva social, económica, ambiental y del empleo.

La transición hacia una economía más sostenible desde el punto de vista ambiental y más incluyente en el sentido social, entraña una reorientación del crecimiento para lograr que, al fijar objetivos, se otorgue el mismo peso a las dimensiones económica, social y ambiental. Este enfoque integrado convierte el impulso hacia la sostenibilidad medioambiental en una gran oportunidad para el desarrollo, con más y mejores empleos, mayor inclusión social y reducción de la pobreza.

Las personas y sociedades resilientes son menos vulnerables al impacto del Cambio Climático, según los datos proporcionados por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). La interacción entre los fenómenos naturales extremos y la situación de pobreza aumenta el riesgo de desastres, impactando negativamente en el desarrollo y aumentando la posibilidad de pérdidas de vidas humanas y de patrimonio. Entre 2008 y 2012 hubo un incremento del 11% en la contaminación de los recursos hídricos, del 3.3% en la contaminación ambiental y del 10% en los recursos forestales del territorio mexicano.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señaló que las personas son la verdadera riqueza de las naciones, además de reconocer que la pobreza y la desigualdad son retos prioritarios de atención para dicho equilibrio. Las personas en condiciones de pobreza y exclusión son las que con mayor severidad reciben las consecuencias del deterioro ambiental y los impactos negativos del cambio climático.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud expuso que la contaminación atmosférica constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. La contaminación del aire es una causa principal de enfermedades y muerte en las grandes ciudades en el siglo 21, la cual se puede prevenir. En el 2012, aproximadamente 7 millones de personas murieron como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica.

Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas y prevenir muchas de las enfermedades mencionadas anteriormente, que afectan sobre todo a población vulnerable. Las fuentes de la contaminación del aire y que están relacionadas con mala salud están por ejemplo en el transporte, la generación de energía, en el hogar y varían entre ciudades y regiones.

A nivel mundial, el Secretario General de las Naciones Unidas, el Sr. Ban Ki-Moon, quien recientemente visitó México, ha decretado que el 2014 será para las Naciones Unidas, y para él en particular, el "Año para la Acción por el Clima".

Es importante mencionar que el lema de este año para el Día Mundial del Medio Ambiente es "Alza tu voz, no el nivel del mar". La elección del mismo logra justamente captar esta falta de equidad que están sufriendo los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

Estos representan menos del 1% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero están entre las zonas más vulnerables del mundo en los posibles efectos adversos del cambio climático y la elevación del nivel del mar.

La atención del Día Mundial del Medio Ambiente de este año debe resonar particularmente fuerte en América Latina y el Caribe, ya que de los 52 pequeños estados insulares reconocidos, 23 son vecinos de México en la región.

Si desea consultar información relacionada con esta actividad, puede hacerlo en el minisitio relacionado con el Día Mundial del Medio Ambiente

También puede visitar nuestra galería de fotos